«Conozco bien al público asturiano y es muy exigente»

Sergei Radchenko, en una imagen de archivo. / DANZABALLET.COM
Sergei Radchenko, en una imagen de archivo. / DANZABALLET.COM

Sergei Radchenko es el director artístico del Ballet Nacional Ruso, la compañía del legendario solista del Teatro Bolshoi, que trae hoy al Niemeyer 'La Bella Durmiente', una de las joyas de la danza clásica

EVA FANJUL AVILÉS.

A las 19 horas de esta tarde, los más de cuarenta excepcionales integrantes del Ballet Nacional Ruso representarán en el Niemeyer 'La Bella Durmiente', con música de Piotr Tchaikovsky y coreografía de Marius Petipa. Al frente de esta compañía esta su fundador y director Sergei Radchenko, una leyenda viva de la danza clásica y referente del Teatro Bolshoi de Moscú.

-¿Cómo es 'La Bella Durmiente' que vamos a ver en Avilés?

-'La Bella Durmiente' es una obra fundamental del repertorio clásico ruso que con el paso del tiempo no ha hecho más que crecer en popularidad por todo el mundo. Además de la maravillosa música y el ingenio de Tchaikovsky, 'La Bella Durmiente' que ofreceremos está basada el la coreografía de Marius Petipa, el mejor coreógrafo del siglo XIX.

«Bailar en el Ballet Nacional Ruso requiere mucho trabajo, esfuerzo y disciplina»

-¿Qué es lo más destacado de esta obra?

-Es una de las obras rusas más clásicas y también una de las más complicadas para bailar y, junto con 'El Lago de los cisnes', una de las más alabadas en Rusia. En el siglo XIX la obra duraba alrededor de cinco horas, nuestra 'Bella Durmiente' dura cerca de dos horas.

-¿Qué opina del público asturiano?

-Conozco bien al público de Asturias porque yo he bailado en el Teatro Campoamor de Oviedo junto con Maya Plisetskaya cuando veníamos con el Teatro Bolshoi y, aunque es la primera vez que venimos a Avilés, nuestra compañía ya visita habitualmente Oviedo, por eso sabemos que es un público exigente.

-¿Qué tienen los ballets clásicos que los hace atemporales y siguen atrayendo al público del siglo XXI?

-Es un género muy completo, con su trama correspondiente, generalmente con música sinfónica muy bien compuesta, y que lo puede disfrutar todo el público. Un título como 'El Lago de los Cisnes', por ejemplo, es una obra que la puedes ver todos los años y la sigues disfrutando. No hay más que fijarse en cómo los mejores teatros del mundo siguen programando sus temporadas de ballet.

-¿Del repertorio clásico, cuál es su obra favorita?

-Es muy difícil para mí elegir una obra, todas lo que he bailado y dirigido me parecen maravillosas. Pero si tengo que elegir una, por lo que significa para mí, me quedo con Carmen Suite con música de Bizet-Schedrin y coreografía de Alberto Alonso. Esta obra la bailé muchas veces con Maya Plisetskaya.

-¿Ha evolucionado el ballet desde que usted empezó o en esencia la disciplina de trabajo y la técnica no han cambiado?

-Técnicamente los bailarines han mejorado mucho, son mejores que antes técnicamente, aunque eso no significa que puedan ser mejores bailarines que lo que fuimos nosotros. Respecto a la disciplina y el trabajo, no ha cambiado mucho, bailar en el Ballet Nacional Ruso que yo dirijo requiere mucho esfuerzo, trabajo y disciplina.

-Y su compañía, ¿cómo la describiría?

-Nuestra compañía es el reflejo del repertorio clásico del ballet ruso. Desde todo el mundo nos llaman para ir a bailar nuestro repertorio. Somos la primera compañía privada que comenzó a trabajar en Rusia, ofrecemos una calidad muy alta, una compañía muy completa que cuida los solistas, el cuerpo de baile, el vestuario, los telones. Pero a su vez somos flexibles con todo lo que requiere el montaje para poder ir de teatro en teatro en las giras. Hemos invertido mucho siempre en vestuario, atrezzo, telones y demás.

-¿Qué balance hace de estos casi treinta años al frente del Ballet Nacional Ruso?

-Desde hace casi tres décadas, pasamos casi cinco meses al año de gira por Estados Unidos. Hemos viajado por todo el mundo y nos siguen llamando. Últimamente, sólo con la gira española y americana tenemos casi ocho meses de trabajo, esto hace que la compañía sea más estable si cabe porque tenemos trabajo para todo el año prácticamente asegurado.

-¿Tiene pensado ampliar repertorio?

Nuestra compañía tiene un repertorio muy amplio, tenemos obras que casi nadie baila como 'Romeo y Julieta' de Tchaikovsky, 'La Bayadera' de Minkus, 'Carmen' de Bizet-Schedrin o 'Cenicienta' de Prokofiev. Siempre estoy ampliando repertorio pero no en todas partes se pueden bailar obras que el público no conoce bien porque entonces no les interesa y no compran entradas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos