El consorcio del albergue de animales se creará este mes para comenzar a buscar ubicación

Los participantes en la reunión de ayer que ratificaron la voluntad de construir el albergue de animales comarcal. / PATRICIA BREGÓN
Los participantes en la reunión de ayer que ratificaron la voluntad de construir el albergue de animales comarcal. / PATRICIA BREGÓN

Los ayuntamientos que lo forman solo esperan que Castrillón y Carreño concluyan el periodo de información pública del acuerdo

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El largamente demandado albergue para animales abandonados parece tener por fin su solución encaminada. Los ayuntamientos que han decidido formar parte del consorcio que creará este servicio se reunieron ayer en Avilés para repasar los pasos dados por cada uno de ellos en esa dirección. En esa reunión se constató que solo resta contar con el visto bueno definitivo, tras pasar por la información pública correspondiente, de los ayuntamientos de Castrillón y Carreño. De ahí que la previsión que hacen alcaldes y concejales presentes en la reunión de ayer sea que el consorcio pueda comenzar a dar pasos formales para su constitución a finales de este mes de noviembre.

El paso por información pública de la constitución de este nuevo órgano encargado de crear el albergue no tuvo alegaciones en los ayuntamientos de Muros de Nalón, Soto del Barco, Illas, Avilés y Corvera. Se espera que cuando este proceso se produzca en los municipios de Castrillón y Carreño, los dos que restan, tampoco existan problemas para que se pueda producir la aprobación definitiva.

El Ayuntamiento de Avilés, a través de la concejalía de Obras y Mantenimiento que dirige Miguel Ángel García Balbuena, es el que impulsa este proyecto. Ayer, Balbuena ejerció de portavoz al finalizar la reunión en la que participaron la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero; el alcalde de Illas, Alberto Tirador; la alcaldesa de Muros de Nalón, Carmen Arango; y los concejales de Corvera y de Carreño, Rafael Alonso y Manuel Noceda, respectivamente. Estos serán los concejos fundadores del consorcio a los que se unirá de forma inmediata Pravia y Gozón, limitados para participar en la constitución de este órgano porque cuentan con limitaciones presupuestarias establecidas por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

«Tenemos que dar muchos pasos y todo lleva su tiempo, pero si no hay alegaciones a finales de este mes estaremos constituyendo el consorcio», afirmó García Balbuena. En principio, también se estudiará la incorporación de algún otro municipio que ha mostrado su interés, «algunos próximos como Llanera y otros no tan próximos», indicó el edil avilesino.

En todo caso, esa incorporación será uno de los primeros aspectos que se tendrá que analizar por parte de los socios fundadores del consorcio porque hasta el momento barajan un modelo de albergue de animales que tenga capacidad para atender a una población de 180.000 habitantes y sólo los municipios que crearán el consorcio y los dos que se unirán de forma casi automática suman ya 155.000 habitantes.

El albergue de animales comarcal se ha mirado en la imagen del que existe en As Mariñas, Lugo. Se trata de un consorcio que reúne a los ayuntamientos de Abegondo, Arteixo, Bergondo, Betanzos, Cambre, Carral, Culleredo, Oleiros y Sada. Siguiendo ese modelo que reúne aproximadamente al mismo número de habitantes se estima que el nuevo equipamiento pueda albergar a 300 perros en una finca que debería contar con aproximadamente 12.000 metros cuadrados. En las instalaciones lucenses trabajan quince personas y dos veterinarios para el cuidado de los animales.

La puesta en marcha del albergue comarcal requeriría una inversión que se cifra entre los 270.000 y los 250.000 euros, destinados a la adquisición de la finca y la construcción de las instalaciones. «Todo dependerá del modelo final que elijamos en el consorcio», aclaró Miguel Ángel García Balbuena sobre la inversión final necesaria.

Ubicación

Una de las primeras polémicas y punto de desencuentro entre los municipios fue la selección que inicialmente se había realizado de la parcela a ocupar en Castrillón. Finalmente se ha optado por cerrar la constitución del consorcio de municipios sin contar con un espacio concreto para la perrera. En un primer momento se habló de doce parcelas diferentes en las que poder implantarla, pero finalmente se fueron descartando todas hasta quedar con cinco y La Lloba parecía la opción hasta que en agosto pasado se descartó esta posibilidad inicial y se optó por abrir un concurso para estudiar posibles ubicaciones.

Será un proceso de licitación pública quien determine qué espacio acogerá el albergue de animales en el futuro. Ayer, de nuevo, se encargaron de insistir en ello los participantes en la reunión. La alcaldesa de Castrillón reiteraba al salir de la misma «no hay decisión será un proceso de concurrencia pública». Y García Balbuena aclaraba que en este proceso se han recibido algunas propuestas por parte de propietarios, pero que será el concurso público el que determine donde se construirán las instalaciones.

Con todo, el proceso que queda por delante todavía será largo, ya que no sólo habrá que seleccionar la ubicación más idónea, sino que también será necesario realizar proyectos de obra, superar autorizaciones ambientales y determinar la fórmula de gestión y la empresa que será la encargada del albergue cuando entre en funcionamiento. En este sentido, en el seno de las reuniones mantenidas por los representantes municipales coge fuerza la idea de la empresa pública Tragsa se encargue de ello, dada su experiencia en gestión medioambiental.

Hasta el momento se baraja que en la segunda mitad del próximo año se pueda disponer del terreno y todos los permisos para comenzar las obras, y que el albergue de animales pueda entrar en funcionamiento en 2019.

El pasado mes de julio, los ayuntamientos firmaron ya el acuerdo para la constitución del Consorcio Albergue y Refugio de Animales (ARA). Ese documento ya establecía los porcentajes que le corresponderían a cada uno de los municipios para la construcción y posterior gestión del centro. En el caso de Avilés, el más poblado de todos, le correspondería un porcentaje que rondaría el 59%. El coste estimado por habitante y año en cada uno de los municipios es de 1,50 euros, según el estudio elaborado por los técnicos del Ayuntamiento de Avilés siguiendo el modelo citado de Lugo y también uno de Pontevedra.

En aquel momento se había seleccionado la finca de La Lloba como la idónea para la instalación, pero después de que surgieran las quejas vecinales y de un acuerdo del PSOE de Avilés y el de Castrillón para que este último apoyase en el Pleno la constitución del consorcio, la decisión se ha dejado en el aire de momento, lo que no quiere decir que se haya descartado definitivamente.

Durante años La Xana suplió la ausencia de albergue de animales en sus instalaciones de El Espartal hasta que Costas obligó a demoler las dependencias. Desde entonces, hace más de diez años, las asociaciones proteccionistas de los animales siempre han demandado una solución y ha habido distintos intentos en todas las corporaciones sin que hasta el momento hubiera habido avances concretos. Ahora parece que el camino de la solución está ya allanado y solo quedará encontrar ubicación, el aspecto más polémico que siempre levanta protestas vecinales.

Fotos

Vídeos