Los constantes robos causan estragos en el punto limpio de Los Canapés

Vista general del punto limpio de Los Canapés, gestionado por el Ayuntamiento. / MARIETA
Vista general del punto limpio de Los Canapés, gestionado por el Ayuntamiento. / MARIETA

Los ladrones entran prácticamente a diario, provocan daños en la instalación y, en su búsqueda, tiran los residuos por el suelo

J. F. GALÁN AVILÉS.

Hace años que los puntos limpios están en el punto de mira de los ladrones, y los de Avilés no son ninguna excepción. Los robos se suceden prácticamente a diario, hasta el punto de que los responsables han llegado a la conclusión de que cambiar el candado de la puerta del de Los Canapés no tiene sentido. Ante esta situación, se cierra con un trozo de alambre anudado que casi siempre amanece suelto.

Los ladrones de chatarra buscan cualquier cosa que pueda tener valor, desde viejos enseres hasta electrodomésticos, y casi siempre sale algo. Los desperfectos no se limitan a la puerta. La caseta que hace las veces de oficina también recibe a menudo la visita de los amigos de lo ajeno, tal y como atestiguan la puerta, forzada, y las ventanas, rotas.

Lo peor es que la búsqueda se realiza sin miramientos, vaciando los contenedores y esparciendo su contenido por el suelo, dibujando así el desolador paisaje que se encuentran cada mañana quienes acuden a primera hora a depositar allí sus desperdicios. También los empleados, generalmente uno. Es su primera tarea, volver a colocar en su sitio lo que ya habían colocado la víspera, por lo que en ocasiones no pueden atender al público como les gustaría.

Los dos puntos limpios de Avilés están gestionados por el Ayuntamiento a través de Urbaser, la empresa concesionaria del servicio municipal de limpieza. Cogersa, el Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias, se limita a transportarlos al vertedero central de Asturias, en Serín, donde se procesan. Cogersa inició en 2008 un plan de ampliación y modernización de la red de puntos limpios que se aplica únicamente en los que gestiona, en su mayoría sitos en localidades de tamaño medio, aunque también en algunas grandes, caso del Espíritu Santo, en Oviedo. Y una de las medidas es instalar cámaras de vigilancia, sistema del que carecen los de Avilés, en los que además la iluminación es deficiente.

Los robos no son el único factor que propicia que los puntos limpios no siempre hagan honor a su nombre. No faltan quienes al llegar fuera de horario (de 8 a 19 horas, a 17.30 los sábados) dejan su basura a la puerta, ni tampoco chatarreros merodeando por las inmediaciones que terminan convenciendo a quienes se dirigen al punto limpio de que les entreguen ellos lo que iban a depositar allí, en algunos casos haciéndose pasar por empleados del servicio. Y, lo que no vale, que suele ser casi todo, en lugar de depositarse donde corresponde, se tira en cualquier parte.

Fotos

Vídeos