El consultorio de La Carriona contará con un ascensor a partir del próximo año

Jesús Menéndez, Enrique González, Francisco del Busto y Mariví Monteserín, en La Carriona. / MARIETA
Jesús Menéndez, Enrique González, Francisco del Busto y Mariví Monteserín, en La Carriona. / MARIETA

El consejero advierte de que la prórroga presupuestaria ralentizará el proyecto del centro de salud de Corvera

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El Consultorio periférico de La Carriona confirmó ayer la noticia por la que se lleva esperando desde hace mucho tiempo: contará con un ascensor. El edificio distribuye en dos plantas sus servicios. La planta baja para el especialista de Medicina de Familia y enfermería, mientras que la primera planta acoge al equipo de pediatría.

Ahí comienzan las dificultades para las familias, toda vez que en las primeras revisiones al recién nacido se encuentran con las escaleras para llegar a la consulta. Un problema que obliga a una inversión del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) y que, además, es de suficiente volumen para implicar a los servicios centrales, junto con una compleja tramitación administrativa, como lo demuestra que, desde el inicio del mandato, ha figurado entre las prioridades del equipo de gobierno de Avilés.

«Fue una de las primeras cuestiones planteadas desde Avilés y ya está en vía para solucionarse», destacó ayer la alcaldesa, Mariví Monteserín, que no ocultaba su satisfacción por ver atendida una vieja aspiración de los vecinos de La Carriona.

El propio consejero, Francisco del Busto, aseguró ayer la ejecución de un proyecto que se financiará con cargo a los presupuestos de este año y del próximo, sin que influya la incertidumbre sobre la aprobación o no de las cuentas regionales para el próximo ejercicio. «Si tuviésemos una prórroga, el SESPA dispone de una partida para financiar reparaciones en sus recursos con la que se pagaría la construcción del ascensor», comentó Del Busto.

No obstante, el consejero recordó las consecuencias negativas de una prórroga presupuestaria. «El perjudicado sería Asturias, no el Gobierno. Si se aprueba el presupuesto, en la primera quincena de enero el Gobierno dispone de los recursos asignados y puede comenzar a trabajar. Si estamos en prórroga hay que esperar a marzo o abril y la gestión es mucho más compleja», recordó el consejero.

De ahí que subrayase la importancia de la aprobación que calificó como «fundamentales» para la región por su alto componente social, lo que se evidencia cuando el 70% de sus fondos se destina a las partidas de Educación, Servicios Sociales y Sanidad.

El más que probable escenario de una prórroga presupuestaria tendría consecuencias negativas en el retraso de proyectos como el nuevo centro de salud de Corvera, si bien Francisco del Busto confirmó el compromiso del Gobierno con el nuevo equipamiento que, en el escenario más adverso posible, sería plenamente operativo en 2019.

Del Busto recordó el esfuerzo realizado en el ejercicio que ahora termina para modernizar la red sanitaria asturiana. La anunciada inversión para la reforma del Hospital de Cabueñes (38 millones de obra civil, más los 115 millones para la renovación de servicios y equipamientos) se complementa con los nuevos centros de salud previstos en diferentes puntos de la región como Sotrondio, Mieres, Turón o Cangas del Narcea.

A ello se le une el proceso de modernización tecnológica, en parte con los fondos de la donación de la Fundación Amancio Ortega, y que ha permitido actualizar este año la red de mamógrafos, o las nuevas resonancias y TAC del Hospital Universitario Central de Asturias y Álvarez Buylla de Mieres. «Si se lograse aprobar los presupuestos para terminar las inversiones en los nuevos centros y teniendo en cuenta que los equipos tienen una vida útil de unos diez u once años, dejaremos a finales de 2018 el sistema sanitario asturiano solucionado para los próximos ocho o diez años, sólo quedaría el mantenimiento de equipos», declaró el consejero de Sanidad, para recordar la importancia de contar con unas cuentas regionales. De esta manera, se romperá la dinámica de contención del gasto de sanidad impuesto entre 2012 y 2014 dentro de las medidas de austeridad por la crisis económica, recordó Del Busto.

En este horizonte, el mayor problema es la contratación de nuevos profesionales «a medio plazo» ante la carencia existente en la formación de especialistas. Francisco del Busto recordó que no es un problema exclusivamente de Asturias ni de España y donde el ejecutivo autonómico viene reclamando a la administración central adoptar medidas de manera inmediata.

De hecho, de las 66 plazas de jubilaciones de este año en el Área Sanitaria III, todas las vacantes se han cubierto y el consejero avanzó que entre 2018 y 19 su departamento espera convocar hasta unas 3.500 plazas, de las que sólo ochentas son para facultativos, para atender las necesidades del sistema. No obstante, alertó sobre la necesidad de introducir cambios en todo el sistema «como hemos venido reclamando» al Gobierno central para responder a las necesidades de especialistas, recordando que en países como Suecia la falta de profesionales ha terminado provocando que especialidades como la Pediatría sólo se encuentren en los hospitales. «Asturias es en la actualidad privilegiada, de 128 pediatras en Primaria, están cubiertas 126 plazas y los dos cupos los llevan médicos de familia con más de diez años de experiencia y se encuentran perfectamente capacitados», recordó Del Busto, aunque alertó sobre la necesidad de formar a nuevos médicos de familia o anestesistas, entre otras especialidades.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos