Los ecologistas afirman que seis estaciones de Avilés superaron en 2017 los valores máximos de partículas

Boina de contaminación sobre el cielo de Avilés el pasado mes de noviembre.
Boina de contaminación sobre el cielo de Avilés el pasado mes de noviembre. / MARIETA

Son las de El Matadero, que mejora con relación al año anterior, El Espartal, San Juan de Nieva, Ambiedes y las dos de Trasona

J. F. G. AVILÉS.

Seis de las ocho estaciones medidoras de contaminación de Asturias que el año pasado superaron los valores máximos legales de partículas en suspensión de menos de 10 micras (PM10) están en la comarca de Avilés, según aseguró ayer el Colectivo Ecologista. El resto de los agentes contaminantes que detectan dichas estaciones se mantuvieron de media en 2017 por debajo de los topes legales, si bien «no todas miden todos los agentes», puntualizó el portavoz del referido colectivo, Fructuoso Pontigo. Además, añadió, el Principado «sólo facilita en continuo los datos de la red pública, no así los de la privada, que también está monitorizada, porque son bastante peores».

Pontigo puntualiza que la legislación española «es muy permisiva. Si tomamos como referencia los valores máximos que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), el número de estaciones que superan esa barrera se dispara y no solo en partículas PM10, también en otros agentes.

La única estación sita en Avilés de las seis que, según los ecologistas, superaron el año pasado los valores máximos de PM10 es la de Matadero, en el polígono de Las Arobias, con una media de 42 microgramos por metro cúbico de aire, dos por encima del tope. En este caso, Pontigo admite que el valor es inferior al del año anterior, si bien tal mejoría «resulta insuficiente».

Las otras son la de San Juan de Nieva, en Gozón, dos en Trasona y una en Castrillón, en El Espartal, «una de las que el Principado quiere cambiar de sitio, esconderla». En concreto la intención es llevarla a Coto Carcedo, «lejos de los focos de emisión y a contraviento». De igual forma, asegura que los valores de PM 10 también subieron en las estaciones de Llano Ponte, El Quirinal, Avenida de Gijón, Piedras Blancas, Salinas, Arnao, Santiago de Ambiedes y Antromero, aunque sin llegar a superar los máximos permitidos.

La conclusión a la que llega el portavoz del Colectivo Ecologista de Avilés es que «la contaminación ha vuelto a subir en la comarca de Avilés. El Principado dice que mejorara, pero los datos oficiales que él mismo ofrece muestran que no es así».

En lo que a otros agentes se refiere, destaca que la contaminación por PM2,5 «subió en la estación de Arnao» en relación con los registros de 2016, si bien se mantienen dentro de los límites legales. Pontigo ironiza que «causalmente ninguna de las estaciones de Avilés y de Gozón miden la concentración de estas partículas pese a que están relacionadas con las PM10». De igual forma, subraya que la «generosa legislación española establece el valor mínimo promedio anual en 20 microgramos, el doble que la OMS».

Los ecologistas ofrecieron datos de otros agentes. Aunque ninguna estación excedió los topes legales, «todas superaron con creces las recomendaciones de la OMS en dióxido de azufre y cuatro los de óxidos de nitrógeno. Fueron las de Llano Ponte y Avenida de Gijón, en Avilés, la de San Juan en Gozón y la de Trasona, que registra los peores valores de Asturias», concluyó Pontigo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos