«La contaminación puede llegar a desestabilizar a los pacientes crónicos»

«La contaminación puede llegar a desestabilizar a los pacientes crónicos»
El neumólogo Manuel Ángel Martínez Muñiz. / MARIETA
Manuel Ángel Martínez Muñiz, jefe del Servicio de Neumología del San Agustín y presidente de Asturpar

El doctor Martínez Muñiz habló ayer en el Valey sobre los efectos de la contaminación atmosférica en la salud respiratoria

EVA FANJUL AVILÉS.

Además de su labor como especialista del área de Neumología del Hospital San Agustín de Avilés, Manuel Ángel Martínez Muñiz preside desde 2015 la Sociedad Asturiana de Patología Respiratoria (Asturpar), una corporación de carácter científico, médico y sanitaria, sin ánimo de lucro, que agrupa a profesionales de la medicina y la enfermería con interés en el aparato respiratorio, en su patología y en la prevención de la misma. Ayer tarde, el doctor Martínez Muñiz impartió en el centro cultural Valey de Piedras Blancas, una charla divulgativa acerca de los efectos de la contaminación en la salud.

-¿Cómo afecta la contaminación atmosférica a nuestra salud?

-La contaminación incide en nuestra salud a muchos niveles pero especialmente afecta al sistema respiratorio y al cardiovascular. Las patologías respiratorias con las que más se relaciona son el asma, la epoc, o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y el cáncer del pulmón.

-¿A qué se debe?

-Pues porque la respiratoria es la vía de entrada más fácil y directa a nuestro organismo. Cuando inspiramos aires también todo lo que este contiene incluidas las partículas contaminantes. Por lo tanto, el sistema respiratorio es el primero en verse afectado, es una cuestión de pura física y anatomía.

-Habla usted de asma ¿la contaminación hace que haya más casos?

-El asma ha aumentado pero no se puede decir que esto se deba sólo a la polución. La génesis del asma es muy compleja y en su aparición, además de la polución, pueden influir otros muchos factores como los alimentarios, las alergias, las infecciones. Lo que sí puede provocar la exposición a sustancias contaminantes es una descompensación en los asmáticos y desencadenar más crisis en un momento dado.

-¿Qué aconseja usted en caso de alerta por contaminación o cuando se detecta un incremento puntual de la misma?

-Pues lo ideal es exponerse lo menos posible y quedarse en casa, sobre todo si se trata de pacientes con enfermedades respiratorias crónicas a los que la exposición a ciertos niveles de polución puede descompensar.

-La única prevención general posible entonces sería limitar la presencia de esos elementos contaminantes.

-Lo cierto es que es algo complicado porque mantener una atmósfera pura y limpia en los países industrializados es difícil. La primera línea de contaminación viene dada por la actividad de la industria, algo de lo que no se puede prescindir y que nos rodea. Ahora, también hay que tener en cuenta las emisiones de los coches. De hecho, estamos viendo a menudo cómo saltan las alarmas cuando se superan los niveles de contaminación en ciudades como Madrid y como allí y en otros lugares se restringe el tráfico de vehículos. Otro factor a tener en cuenta son las calefacciones, es cierto que han mejorado mucho pero siguen produciendo contaminación, sobre todo las de combustión de carbón, aunque ya sean minoritarias.

-Entonces, ¿los ciudadanos pueden ayudar a rebajar los niveles de contaminación?

-Podemos hacer mucho más de lo que estamos haciendo. Podemos incrementar el uso de medios de transporte públicos, y también privados más eficientes y menos contaminantes. Y podemos instalar medios de generar calor menos contaminantes, para ello las administraciones tienen que legislar de otra manera.

-¿Cómo?

-Pues las industrias hay que vigilarlas, para empezar, dónde se localizan para evitar que afecten lo menos posible a la población. Ahora contamos con una legislación mucho más dura, con unas normativas que en muchos casos son supranacionales y que controlan cada vez más las emisiones. Se ha mejorado bastante respecto a décadas anteriores como las de los años setenta y ochenta, y aunque no podemos negar el desarrollo hay que pedir que generen menos contaminación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos