La Cooperativa Avilesina prevé el traslado este año a su nueva sede de Corvera

Camiones de la Cooperativa Avilesina. / R. G.
Camiones de la Cooperativa Avilesina. / R. G.

Está a la espera de que el Principado le conceda la licencia para instalar un surtidor de combustible antes de acometer el asfaltado

J. F. GALÁN AVILÉS.

La Cooperativa Avilesina de Transporte tiene previsto realizar este año el traslado a la que será su nueva base logística, una finca de 30.000 metros cuadrados de su propiedad sita en Silvota (Trasona). Las obras comenzaron en septiembre de 2016 y a día de hoy se encuentran bajo mínimos, a la espera de que la Consejería de Medio Ambiente conceda la autorización necesaria para instalar un surtidor de gasóleo. «No queremos aglomerar hasta que lo tengamos, no vaya a ser que luego surja algún contratiempo y tengamos que levantar el asfalto», manifiesta su presidente, Francisco González. Si, como se espera, dicho organismo da luz verde este mes al surtidor, «podríamos estar allí instalados en verano. Ya llevamos un año de retraso», lamenta.

La actual sede, en el entorno de la cantera de Mota, en La Maruca, ya no cubre las necesidades de una sociedad que cuenta con 140 socios y 150 camiones, en su mayoría basculantes, centrada en transporte de graneles sólidos por carretera, tanto para la industria como para obra pública.

La decisión de trasladarse a Corvera se adoptó una vez que el gobierno municipal de Avilés descartó crear una ciudad del transportista en el municipio. La Cooperativa adquirió entonces una finca de 20.000 metros cuadrados propiedad de la empresa Cefsa en la que se asientan dos naves industriales, que suman 4.300 metros cuadrados edificados y que ya utiliza como almacén de graneles, si bien la actividad continúa concentrada en la sede actual. Posteriormente la asamblea aprobó, con el respaldo del 85% de los socios, comprar otra finca colindante de 10.000 metros cuadrados.

El terreno se extiende junto a la carretera antigua de Gijón, en la margen derecha, según se circula en sentido Trasona-Tabaza, poco después de rebasar la entrada a Fertiberia. Su ubicación, en el corazón industrial de Asturias, cerca de los dos puertos marítimos y con rápido acceso a la Autovía del Cantábrico, fue uno de los factores de peso a la hora de decantarse por las parcelas.

Con una inversión superior a los dos millones de euros, las obras consisten en acondicionar el terreno, instalar un cierre perimetral y dotarlo de los servicios necesarios, desde naves de apoyo hasta el surtidor de gasóleo o un lavadero.

Fundada en 1962, la Cooperativa Avilesina de Transportes se jacta de ser la más antigua de Europa del sector. Inició su andadura con sesenta y tres socios, transportistas autónomos, y ánimo de atender las necesidades de empresas como la antigua y entonces incipiente Ensidesa y dar servicio de transporte en los puertos de Avilés y Gijón. Además de graneles, también realiza transportes con plataformas y góndolas, así como de contenedores y residuos. Tras muchos años en horas bajas como consecuencia de la crisis, «la situación ha mejorado en los últimos años. La carga de trabajo va subiendo, pero a precios bajos», concluye Francisco González.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos