Copcisa remata las obras de la biblioteca de Piedras Blancas

Aspecto actual de la biblioteca de Piedras Blancas. / MARIETA
Aspecto actual de la biblioteca de Piedras Blancas. / MARIETA

Según la estimación del Principado, el nuevo edificio podría estar terminado a mediados de mes, aunque quedará pendiente el mobiliario y la urbanización

S. G. PIEDRAS BLANCAS.

Las obras en la nueva biblioteca de Piedras Blancas siguen el ritmo previsto desde el Principado y la empresa Copcisa, adjudicataria de las mismas, se encuentra ya haciendo las últimas intervenciones en el edificio, que en su exterior ya se ve bastante avanzado. La última previsión de la consejería de Cultura era que pudieran estar listas la primera semana de enero, aunque con los festivos por medio podrían demorarse unos días más.

La empresa constructora ya tiene avanzadas todas las obras y ya se pueden ver los avances a simple vista. Cuando cogieron el contrato el edificio era simplemente un armazón de hormigón y ahora ya se pueden ver todas las cristaleras y el recubrimiento de la fachada, que se ha ejecutado en tonos negros.

Toda la zona permanece vallada y los operarios se encuentran trabajando en el interior de las estancias que albergarán las nuevas dependencias de la biblioteca. La cronología de estas obras es extensa, aunque se adjudicaron en primera instancia en el año 2010 pero por diversos problemas con las diferentes constructoras no fue hasta este verano que terminó de adjudicarse y empezar a ejecutarse hasta su totalidad.

Finalmente este último contrato se firmaba el 5 de junio por valor de 761.810,80 euros con la empresa Copcisa. La mayor parte de las obras se comenzaron a ejecutar a partir de septiembre y desde entonces los operarios han trabajado de manera constante para ir entregando las certificaciones de obra al Principado. «Nos dicen que van bien y que no habrá problemas. De todas formas después de estas fiestas hablaré con el viceconsejero para preguntar por los plazos», decía ayer la alcaldesa de Castrillón, Yasmina Triguero.

Una vez se terminen las obras quedará pendiente la dotación de mobiliario a todo el edificio, que se estima pueda rondar los 300.000 euros, y la urbanización del entorno. Dos aspectos que la alcaldesa quiere negociar con el Principado para conseguir que una de ellas se incluya en los presupuestos de la consejería «como compensación a todos los retrasos que ha sufrido la obra y que hemos tenido que esperar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos