Corvera aprueba su adhesión al consorcio para gestionar el futuro albergue de animales

El alcalde, Iván Fernández, presidió ayer el pleno que ratificó la adhesión al consorcio de la perrera. / MARIETA

Se suma a Avilés, Illas, Muros y Soto, que también han dado su visto bueno a la espera de determinar la ubicación

J. F. GALÁN NUBLEDO.

Corvera se sumó ayer a la relación de ayuntamientos que han aprobado integrarse en el consorcio que gestionará el futuro albergue supramunicipal de animales, pendiente aún de constituirse. Su primer cometido sería decidir su ubicación, a día de hoy en el aire toda vez que el PSOE de Avilés y el de Castrillón descartaron unilateralmente el escenario anunciado unas semanas antes, una finca de Santiago del Monte, en Castrillón.

Avilés, Illas, Soto del Barco y Muros de Nalón son, junto ahora a Corvera, los ayuntamientos que han dado el visto bueno al consorcio, a la espera de la decisión plenaria que adopten mañana jueves los de Castrillón y Carreño. Pravia y Gozón también han anunciado su intención de sumarse al proyecto, si bien la Ley de Estabilidad Presupuestaria les impide, al menos de momento, integrarse en el consorcio, por lo que tendrían que solicitar su adhesión una vez constituido.

La propuesta de integrarse salió ayer adelante en el Pleno de Corvera con el respaldo de todos los grupos a excepción de los dos concejales de Foro y del Partido Popular. Pese a que en su día no rubricó la creación del consorcio junto al resto de alcaldes implicados, el regidor corverano, Iván Fernández, que gobierna en mayoría absoluta, calificó el albergue como «una necesidad» y defendió el consorcio como modelo de gestión. «Hay otras posibilidades, pero un consorcio no es más que la suma de esfuerzos de varios ayuntamientos en aras de un bien común, y está demostrado que los que hay en Asturias funcionan», defendió. Como ejemplo, aludió a los que gestionan el abastecimiento de agua y los residuos, Cadasa y Cogersa respectivamente, así como el de transporte, el CTA, los tres de ámbito autonómico.

«Está demostrado que los consorcios que hay en Asturias funcionan», asegura el alcalde

PP y Foro argumentaron su rechazo en lo que la portavoz de esta última formación, Teresa Domínguez', calificó de falta de información, ya que no se les había facilitado «estudio técnico o económico ni tampoco se han analizado otras alternativas que quizá resulten más eficientes o económicas», señaló. «Estamos a favor del albergue, pero en estas condiciones no podemos votar a favor», añadió.

La Lloba

Según se explicó el día en que representantes de los ayuntamientos partícipes anunciaron que se localizaría en una finca de Santiago del Monte ubicada en La Lloba, sin llegar a concretar en cuál, la inversión ascendería a 258.000 euros, cifra que incluye la compra de la finca, y el coste anual de funcionamiento de euro y medio por habitante. Las cargas se repartirían proporcionalmente en función del número de habitantes de cada concejo. En cuanto al consorcio, su administración correspondería a un consejo presidido por la alcaldesa de Avilés. El secretario sería el director de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Avilés y el interventor quien desempeñase en él tal función.

La posterior decisión de los grupos municipales socialistas de Avilés y de Castrillón de descartar la finca de La Lloba levantó ampollas que a día de hoy siguen supurando. Ambas agrupaciones argumentaron su postura en base a la posibilidad de que pueda haber enterramientos de la Guerra Civil, extremo que IU Castrillón rechazó de forma contundente.

La voz más crítica fue la de Rafael Alonso, concejal socialista de Corvera y miembro de la comisión. Acusó a sus colegas de Avilés y de Castrillón de «actuar por su cuenta» y de «dinamitar» algo que estaba hecho. «La finca estaba elegida, la de La Lloba. Se iba a hacer allí . Hay una comisión y todas las decisiones se deben tomar ahí, como hasta ahora. Por mucha mayoría que tengan en ella, el PSOE de Avilés y de Castrillón no pueden actuar por su cuenta», criticó.

Por contra, numerosos vecinos de Santiago del Monte celebraron la marcha atrás. Su oposición a que el albergue se construya en su parroquia es casi unánime. Se quejan de tener ya tanto el aeropuerto como la autovía del Cantábrico, «y ahora intentan meternos a los perros que no quieren en la ciudad», lamentan. «No queremos que pongan la perrera en esa zona, y menos que nos la intenten colar a base de amenazas y prepotencia», señaló el presidente de la asociación de vecinos, Fernando Ortega.

Dieciséis años

Los representantes de los ayuntamientos partícipes formaron hace más de dos años una comisión que según su portavoz, Manuel Ángel Balbuena, concejal de Obras de Avilés, volverá a reunirse la próxima semana para abordar la situación. Una vez constituido, la prioridad del consorcio será determinar la localización del albergue. «La finca de Santiago del Monte no era más que una opción que se puso sobre la mesa en su momento», ratificó Balbuena, sin llegar a precisar si ha quedado descartada o si por el contrario figura en el abanico de alternativas.

La posibilidad de habilitar un albergue supramunicipal de animales se anunció unos días antes de las elecciones de 2015 y después de que colectivos defensores de los derechos de los animales protagonizasen movilizaciones exigiendo que se cubriese un vacío abierto en 2001, cuando se cerró la última perrera que hubo en la comarca, en las dunas del Espartal. Se asentaba a medio camino entre Salinas y San Juan, y no tuvo cabida en el proyecto de regeneración de la zona.

Más noticias

Fotos

Vídeos