«Las criptomonedas han llegado para quedarse, será el dinero del futuro»

«Las criptomonedas han llegado para quedarse, será el dinero del futuro»
Ana Margarita Martínez, en el Centro de Servicios Universitarios. / P. B.
Ana Margarita Martínez, Profesora de la Universidad de Oviedo

«Es un cambio radical basado en una tecnología de cadenas de bloques que ya está siendo utilizada en otras muchas aplicaciones»

José Fernando Galán
JOSÉ FERNANDO GALÁNAvilés

El bitcoin está en boca de todos, pero pocos saben lo que es. Profesora del área de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Oviedo, Ana Margarita Martínez, que esta semana impartió una clase en Avilés, explica las claves de esta criptomoneda intangible.

-¿Qué es un bitcoin?

-Una red de pagos y una unidad monetaria virtual. En el fondo es una clave que reconoce que puedes mover ese bitcoin.

-¿Quién y para qué lo creó?

-El o los creadores del modelo matemático que lo rige se esconde bajo el seudónimo de Sastoshi Nakamoto. Nace en el mundo hacker, dentro de un filosofía antisistema, crítica con el sistema financiero, bajo una visión de comunidad que no quiere ser vigilada.

-¿Quién es el emisor?

-Nakamoto. Lo que hizo fue colocar en red un código abierto al que cualquiera puede acceder. Es un programa, un protocolo matemático en el que las unidades ya están creadas y contempla todo lo que va a pasar en el mundo bitcoin hasta que se cierre la emisión, veintiún millones.

-¿Cómo funciona?

-La clave es que elimina los intermediarios bancarios, y al ser transfronterizo quita poder a los estados.

-¿Cuáles son sus ventajas?

-Al ser un código libre y gratuito todo es conocido. Los registros son transparentes, y cualquiera puede aportar una aplicación de desarrollo a partir de ese código. Y como es descentralizado solo puede controlarlo el propietario. Si hay un 'corralito', el bitcoin sería ajeno.

-¿Y sus inconvenientes?

-No es una moneda como tal, ni un depósito de valor, ni una unidad de cuenta estable. Muchas actividades ilícitas buscan refugio en él.

-¿Por qué es tan volátil?

-Es un activo reciente, susceptible a ataques de virus y al hackeo, y por tanto inestable.

-¿Quién lo respalda?

-Cada seis horas el programa genera lotes aleatorios de hasta cincuenta bitcoins, y para que aparezcan tienes que resolver un problema complejo a través de un software libre. Se llama el minado. Cuando se encuentra se comunica al resto de los nodos, y si es aceptado se registra y ya tienes un bitcoin. En realidad es una anotación con una clave y una dirección pública. Luego se genera una llave, una clave privada, que permite al sistema reconocer al titular.

-Su uso no está muy extendido.

-En Japón es legal. Lo que sucede es que al tener tanta volatilidad no se utiliza como unidad de pago, sino con fines especulativos. El mismo creador vaticinó un periodo de gran volatilidad. Como no hay legislación sobre ella y solamente obedece a ahorradores o inversores con gran capacidad para asumir riesgos, se comporta como una montaña rusa.

-¿Se podría regular?

-Los bancos centrales y las autoridades monetarias ya están en ello, incluso se plantean emitir criptomonedas y adoptar las tecnologías que las sustentan. El de Suecia ya lo ha anunciado. El bitcoin no lo sé, pero las criptomonedas han llegado para quedarse. Me refiero a las que puedan emitir los bancos centrales. Lo que está claro es que el bitcoin ha abierto un debate necesario sobre el sistema monetario y financiero.

-Algunos hablan de estafa.

-Hay comportamientos fraudulentos, pero yo no hablaría de estafa. Su capacidad depende de que se acepten las reglas del juego. Es como el Monopoly. Si las partes en juego aceptan las reglas, los 'billetitos' valen.

-Y de una burbuja .

-Nadie sabe dónde va a ir a parar. Hay problemas que no se sabe cómo se van a resolver, como el hecho de que sea una moneda deflacionaria. Al estar fijada a esos veintiún millones, cada vez valdrá más.

-No es la única criptomoneda.

-Hay 1.400, y están desarrollando tecnologías que suponen grandes avances. Son las cadenas de bloques.

-¿Qué son?

-El efectivo está en retroceso. La mayoría de los pagos se hacen con cargo a las cuentas corrientes, que es como autorizar al acreedor a que entre y coja una cantidad. La tecnología de cadenas de bloques es justo lo contrario, te dan una dirección pública a la que envías la criptomoneda, con tu clave. Es un vertiginoso cambio radical basado en una tecnología que ya está siendo utilizada para otras muchas aplicaciones.

-¿Qué lugar ocuparán las criptomonedas a largo plazo?

-Creo que será el dinero del futuro. No las privadas, sino las que llegarán cuando demos el siguiente paso, cuando los bancos centrales aborden este tema.

-¿Tiene algún bitcoin?

-No, no encaja en mi perfil, pero no porque lo cuestione. Si asumes riesgos, el bitcoin es una opción, pero hay que tener presente que las divisas digitales no sirven para reemplazar el dinero ni son un buen depósito de valor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos