El San Cristóbal abre sus puertas a la accesibilidad y a la inclusión social

Alumnos, padres y profesores bailan durante la celebración. / MARIETA
Alumnos, padres y profesores bailan durante la celebración. / MARIETA

El centro de Educación Especial conmemoró ayer el Día de las Personas con Discapacidad con una jornada abierta al público

EVA FANJUL AVILÉS.

Bajo el lema 'La inclusión no está en ningún lugar, la inclusión es una actitud', el colegio público de Educación Especial San Cristóbal celebró ayer el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. «Tratamos de focalizarnos sobre lo positivo de la capacidad y no sobre lo negativo de la discapacidad», destacó Rubén Velasco, director del colegio San Cristóbal.

El centro desarrolló una jornada de puertas abiertas con distintos actos para mostrar su trabajo diario y organización, así como para reivindicar las necesidades del colectivo. Entre otras cosas, piden que se amplíe la oferta de actividades extraescolares y de aquellas fuera del calendario lectivo que faciliten la conciliación familiar. «La discapacidad no sólo afecta a la persona que la sufre, sino a todo su entorno, y no entiende de vacaciones», afirma Benigno Alonso, vocal del Ampa del San Cristóbal y delegado en Asturias de la Asociación española de Rett. «Cuando se acaba el colegio las familias nos quedamos sin recursos par conciliar, afrontando solos las necesidades de atención de nuestros hijos, que en el caso de la mía es total con una discapacidad del cien por cien», añade.

También se pide que se programe una oferta cultural adecuada para ellos y no haya cortapisas a la hora de permitirles participar en actividades de ocio normalizado, como campamentos o talleres infantiles. «No queremos parques infantiles de uso exclusivo para nosotros sino que los que hay puedan disfrutarlos todos los niños tengan o no discapacidad», afirma Trini Rodríguez tesorera del Ampa del centro.

La jornada comenzó al mediodía un acto institucional que contó con la presencia de la concejala de Educación, Yolanda Alonso, y en el que un grupo de alumnos ofreció una actuación de baile. Allí se leyó el manifiesto oficial, centrado este año en la accesibilidad.

Pero no sólo se reivindica acabar con las barreras arquitectónicas que limitan el acceso a las personas con algún tipo de discapacidad. Además, se hace un llamamiento para superar otro tipo de barreras que son más cognitivas y conductuales.

«La mayoría de nuestro alumnado tiene una discapacidad mental, y a veces esas barreras son menos visibles, pero existen y les impiden participar en la sociedad y poder beneficiarse del ocio y de la cultura, de la educación y de la sanidad en igualdad de condiciones», afirma Rubén Velasco. En este sentido, desde el centro San Cristóbal se pide que apliquen planteamientos de necesidad cognitiva, que se adecúe el entorno para que no resulte agresivo para estas personas y sea más comprensible, por ejemplo, instalando pictogramas.

La jornada concluyó con una mesa redonda sobre 'Experiencias inclusivas y una visita al centro.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos