Los críticos del PP se ausentan del Pleno para no votar las cuentas

La alcaldesa de Avilés ante los ediles críticos, antes del inicio del pleno. /  MARIETA
La alcaldesa de Avilés ante los ediles críticos, antes del inicio del pleno. / MARIETA

La crisis de la formación conservadora vuelve a manifestarse con la división del grupo municipal y nadie oculta ya la división

F. DEL BUSTO AVILÉS.

El Pleno municipal volvió a acoger ayer una escenificación de la crisis interna del Partido Popular en Avilés, situación que ninguna de las partes niega ya y que, incluso, sirvió para reproches en las intervenciones de los grupos municipales, como cuando el portavoz del grupo municipal del PP, Carlos Rodríguez de la Torre, reprochó a su homóloga en Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón, que hubiese opinado sobre sus problemas internos cuando ellos habían callado cuando la formación naranja atravesó una situación similar, que terminó con su candidato a la alcaldía, Juan Cuesta, como concejal no adscrito.

Ayer, la piedra de toque era la votación del presupuesto, punto donde los tres ediles críticos habían rechazado la ruptura de las negociaciones por parte del Partido Popular.

La duda sobre su actitud en el Pleno se despejó rápidamente. Después de dos sencillas votaciones (Plan de Infancia y financiación de la Escuela de Arte) llegaba el turno del presupuesto. En ese momento, Alfonso Araujo, Constantino Álvarez y Francisco Zarracina se ausentaron de la sala para no participar en la votación.

El portavoz municipal apela a las normas del partido y «si no las aceptan pueden irse»

Posteriormente regresaban, si bien Constantino Álvarez se iba a Oviedo para participar en las elecciones de la Federación Asturiana de Empresarios. Terminado el pleno, ninguno de los ediles díscolos quedaba para votar la cuestión de confianza.

Al salir, Araujo defendía su actitud con la que quería demostrar «que Pedro de Rueda convierte al PP de Avilés en irrelevante y no sitúa los intereses de la ciudad como prioridad». Además, el edil reprochó al presidente «castigar a la ciudad durante dos meses, en los que no se activarán medidas recogidas en el presupuesto. Defendemos el ideario del PP, que está en muchas partidas del presupuesto, como la reforma del parque de El Muelle».

El portavoz del grupo municipal, Carlos Rodríguez de la Torre, recordó que el Partido Popular «tiene unas normas internas y si no se está de acuerdo, deberían irse, aunque yo no soy nadie para pedir que se vayan o que los expedienten. Este es un día triste para mí y el PP. Los ediles deberían haber ido a la junta gestora y defender su postura. En la anterior junta, yo voté y defendí cosas que rechazaba después de perder las votaciones».

Por su parte, Pedro de Rueda declinó ayer declaraciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos