El crucero 'Braemar' realizará cinco escalas en Avilés el próximo año

El 'Braemar', atracado en la Dársena de San Agustín en una de las escalas efectuadas en Avilés. / MARIETA
El 'Braemar', atracado en la Dársena de San Agustín en una de las escalas efectuadas en Avilés. / MARIETA

La compañía Fred Olsen ya comercializa para 2020 una nueva oferta turística en la que se incluye la ciudad en el recorrido

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Desde que el 2 de mayo del año 2012 el crucero 'Braemar' atracó por primera vez en la Dársena de San Agustín del puerto de Avilés, 11.315 visitantes han llegado a la ciudad en este medio de transporte. Esta embarcación es la que en más ocasiones ha recalado en la villa. Este año lo hará una vez más el próximo 1 de mayo, pero en 2019 tiene previsto hacerlo en cinco ocasiones entre los meses de abril y octubre, según los últimos datos que maneja la Autoridad Portuaria.

Poco a poco Avilés se ha ido haciendo un sitio en los cruceros provenientes de las islas inglesas que, o bien programan travesías por las principales ciudades del norte de España y de Portugal, o realizan recorridos más largos añadiendo ciudades andaluzas como Sevilla o las islas Canarias también a su oferta turística. El año pasado, 2.502 cruceristas llegaron al puerto avilesino en los cuatro cruceros que hicieron escala en la ciudad, según se recoge en las estadísticas de Puertos del Estado.

LAS CIFRAS

2.502
cruceristas llegaron a Avilés a bordo de los cuatro cruceros el año pasado.
655
cruceristas es la cifra menor recibida en la ciudad desde que en 2012 se estrenó como puerto para este tipo de turismo.
11.315
cruceristas han llegado a Avilés desde que el 'Braemar' hizo su primera escala en la ciudad hace ya seis años.

La compañía Fred Olsen, propietaria del 'Braemar', tiene previsto vender cruceros con escala en Avilés el próximo año para los meses de abril, junio, julio, septiembre y octubre. Y en este momento ya comercializa uno más para el año 2020. Lleva por nombre 'Four Fred.s in Fuchal with Spain y Portugal' y tendrá doce días de duración con salida de Southampton el 28 de marzo y llegada prevista a Avilés para el 7 de abril.

El 'Braemar' es una embarcación con 196 metros de eslora y 22,5 metros de manga, un porte adecuado para el calado del puerto de Avilés y también para ríos navegables. Cuenta con 485 camarotes que pueden llegar a acoger a cerca de mil pasajeros y una tripulación de algo más de 370 personas.

Más información

De confirmarse todas las escalas previstas para el próximo año, Avilés podría batir en 2019 el récord del número de pasajeros de crucero recibidos en sus muelles, ya que se rondarían fácilmente los 4.000 visitantes. Hasta ahora el año en el que mayor número de cruceristas pasaron por la ciudad fue 2016, cuando recalaron 2.707. Desde que Avilés comenzó a acoger este tipo de turismo los años con menor número de visitantes fueron 2013 y 2014, con 655 y 713 cruceristas, respectivamente. El resto de los años siempre se han superados los dos mil.

España tiene una posición privilegiada en este sector, el año pasado pasó por primera vez la barrera de los 9, 2 millones de cruceristas, siendo la segunda potencia europea en número de pasajeros de crucero. Los puertos del Mediterráneo y de las islas acaparan el 90% del volumen total de cruceristas. Solo Barcelona recibió en 2016 casi 2,7 millones de visitantes a través de su puerto de cruceros.

En el norte de España, La Coruña es el puerto más visitado con 184.069 cruceristas el año pasado, le sigue Bilbao con 83.674, Gijón con 21.776 y una caída de un 33%, Ferrol-San Cibrao tuvo 20.379 cruceristas, Santander con un espectacular crecimiento el año pasado alcanzó los 14.663 y finalmente estaría Avilés con sus 2.512 pasajeros. En el norte se está sumando también Pasaia como puerto de cruceros, el año pasado recibió 807 pasajeros.

De momento, Avilés tiene confirmados este año tres escalas, que entre todas no superan los dos mil cruceristas. A ellas se sumará en la estadística de fin de año la del 'Saga Pearl II' que tuvo que entrar en puerto el pasado mes de enero para refugiarse de las fuertes tormentas de alta mar.

Este crucero que volverá a la ciudad en dos ocasiones el próximo mes, se vio sorprendido por los fuertes vientos de la borrasca que iba a azotar Finisterre. Su parada oficial era La Coruña pero la fuerte tormenta sufrida durante la navegación y las malas previsiones de la costa gallega hicieron que escogieran el puerto avilesino para refugiarse. Los cruceristas aplaudieron la decisión tomada, ya que el barco navegó entre fuertes vientos y olas de hasta siete metros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos