Cuatro talleres para aprender a reducir el consumo energético

Ana González, trabajadora social de Emaús; Iris Martín, coordinadora de la entidad; y Alain Mora, gerente de Ecubo. /  MARIETA
Ana González, trabajadora social de Emaús; Iris Martín, coordinadora de la entidad; y Alain Mora, gerente de Ecubo. / MARIETA

Una de las líneas de trabajo del Ayuntamiento en materia de vivienda pública es mejorar la confortabilidad

Y. DE LUIS AVILÉS.

El Ayuntamiento inició el año pasado un plan para mejorar la confortabilidad de sus viviendas. La mayoría de ellas tienen muchos años -el 82% más de cincuenta- y sus condiciones hacen que sean poco eficientes energéticamente hablando. La Fundación San Martín cuenta con un equipo dedicado al mantenimiento y en 2017 arrancó un plan de mejora global del parque de viviendas basándose en un estudio realizado casa a casa.

El plan de mejora energética se completará con una intervención socioeducativa que ha sido contratada a la Fundación Emaús y que se abrirá a toda la población con una jornada divulgativa que tendrá lugar el próximo viernes en el Centro de Servicios Universitarios y talleres prácticos para aprender a rebajar el consumo energético en los hogares que se celebrarán en los centros socioculturales de Llaranes, La Carriona, Los Canapés y en el centro de mayores de Las Meanas.

Los encargados de presentar este programa en la jornada técnica de ayer fueron la coordinadora territorial de Emaús, Iris Martín; la trabajadora social de la entidad, Ana González; y Alain Mora, el gerente de Ecubo, empresa especializada en proyectos de eficiencia energética.

Emaús y Ecubo realizarán un estudio de las medidas a adoptar en cada hogar

Además de los talleres, también llevarán a cabo acciones concretas en las viviendas que forman el parque municipal. Sobre cada una de ellas realizarán un informe pormenorizado de las medidas que se pueden adoptar para reducir el consumo energético.

Por su lado, la Fundación San Martín continuará con su plan de mejora de la confortabilidad realizando reformas en las viviendas siempre de acuerdo con los residentes, «porque no tiene sentido introducir cambios recomendados como colocar una placa de inducción o un termo con reloj programador cuando no responde a las necesidades de las familias y no se va a utilizar», indicó la directora de la Fundación San Martín.

El año pasado el presupuesto de la Fundación San Martín se destinó a reformas en los hogares, pero este año se quiere compaginar esas mejoras con la adquisición de alguna nueva vivienda para su rehabilitación y posterior entrega a las familias demandantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos