Daniel Muñoz: «Mi mural dará voz a los vecinos de Avilés, a sus inquietudes»

Daniel Muñoz, en pleno trabajo en un mural. / LVA
Daniel Muñoz, en pleno trabajo en un mural. / LVA

El pintor extremeño decidirá durante su estancia en la ciudad el contenido de la obra que desarrollará en la medianera de Los Oficios

M. PICHEL AVILÉS.

Daniel Muñoz, 'San' es el artista escogido para cambiar la cara a la plaza de los oficios, a la medianera de Llano Ponte en la que plasmará su arte con un mural. El extremeño llegará a Avilés el 18 de septiembre para empezar a darle forma a un proyecto para el que llega despojado de prejuicios, apoyado en su bagaje, y con una idea muy clara: «Darle voz a los vecinos, que sea un reflejo de sus problemas de sus inquietudes».

Anteayer el Ayuntamiento desveló que Muñoz había sido el vencedor del concurso para realizar el mural de Los Oficios. «La convocatoria especificaba que había que enviar un dossier con los trabajos previos, con el currículum, la experiencia. A parte de eso, explicamos que nuestra pretensión era trabajar con los vecinos, con la gente que va a verlo, antes de diseñarlo, porque es un lugar importante, por el que pasa mucha gente todo el día», explica.

Muñoz entiende la función del artista como «un mediador, más que un impositor». De ahí su apuesta por ofrece «un altavoz» a los vecinos. «Quiero que me cuenten sus historias, que me enseñen fotos de cómo era la zona antes, sus vivencias -recalca-. Me interesa el urbanismo y cómo afecta a la vida, por eso no quiero quedarme en lo superficial, sino encontrar un sentido más profundo a esta obra».

«El proyecto va a ser único, voy a poder trabajar con calma y absoluta libertad»

El dibujo como herramienta

Daniel se encontraba ayer en Roma, por motivos de trabajo. Su currículo destaca por su dimensión internacional, en progresión desde que con «doce o trece años» dio sus primeros pasos como grafitero, pintando paredes. «Empecé a pintar en la calle, y después vino todo lo demás», resume, para definir su labora casi como la de un escultor, «porque se trabaja con formas físicas, con caras, volúmenes, hay que adaptarse, y técnicamente es difícil». Y lo hace con un arma: «El dibujo es mi herramienta principal, como lo es en la arquitectura, en la ingeniería o incluso en el cine. Es la base de mi trabajo, de mi técnica».

Lo define su bagaje, su trayectoria, pero prefiere huir de etiquetas, en su recorrido por el arte contemporáneo, en un campo, el 'street art', al que «aún se ha acercado poca gente». Sí que tiene claro que el arte es útil, «necesario para la sociedad». Por eso resalta la «responsabilidad» del autor, «bien entendida, bonita», mientras recuerda que trabaja «con y para la gente».

Su agenda está completa hasta entrado el 2018, pero las características de lo previsto en Avilés, adonde llegará el 18 de septiembre, le permitirán madurarlo, huyendo de las prisas de otros encargos. Por eso, anuncia: «El proyecto de Avilés va a ser único. Voy a poder trabajar allí para la ciudad, con calma, con absoluta libertad, por eso me he obligado a escuchar a la gente».

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos