Daniel Muñoz plantea conectar la historia oficial y popular en el mural de Los Oficios

Daniel Muñoz, en el centro de camisa negra, reunido ayer con asociaciones en el Ayuntamiento. / MARIETA

El artista, desde anteayer en la ciudad, inicia la toma de contacto prevista con los diferentes colectivos del tejido asociativo local

M. PICHEL AVILÉS.

Daniel Muñoz ya está en Avilés. Él será el encargado de realizar el mural de la plaza de los Oficios que cambie el aspecto de la entrada de la ciudad. Ayer tuvo su primera toma de contacto, en el Ayuntamiento, con diferentes colectivos del tejido asociativo local, para empezar a trabajar en las ideas que moverá su obra, que partirá de una premisa, «hacer una reflexión entre la historia oficial y la popular de la ciudad, reflejar la vida cotidiana, los sueños, los anhelos de la gente». La obra tiene un plazo de ejecución previsto entre el 2 y el 12 de octubre.

Antes, Daniel Muñoz, cacereño de nacimiento, y cuya obra ha traspasado en innumerables ocasiones las fronteras españolas, desde Estados unidos a Polonia, desde Puerto Rico a Tailandia, se empapará de ciudad, para empezar a perfilar su proyecto. Conocer Avilés, pero sobre todo sus gentes, en la residencia artística que ya ha comenzado. El primer paso lo dio ayer en el Ayuntamiento, junto al concejal de Promoción de Ciudad, Manuel Campa, y representantes de asociaciones vecinales y sociales.

«Voy a recibir mucha información y el tiempo apremia», reconoció el autor, que quiere convertirse en un «altavoz de las cosas que pasan, esa es la función del artista, no solo decorar una pared que será el recibimiento a muchas personas».

«Conocía la historia industrial de la ciudad, pero no sabía que fuera tan bonita»

«Sitio precioso»

Su primera impresión de Avilés, sin condicionantes previos, no pudo ser mejor. «He tenido un muy buen recibimiento, y me parece un sitio precioso. Conocía la historia industrial de la ciudad, pero no sabía que fuera tan bonita. Y la gente me está tratando muy bien», aseguró.

A través de una técnica municipal del servicio de participación, canalizará una serie de preguntas que quiere realizar a los avilesinos, desde los colectivos vecinales. «También que las acompañen de imágenes que ellos consideren importantes», indicó Daniel, consciente de que «va a ser mucha información, visual, de texto», con la que va a tener que trabajar.

Sin dar pistas sobre lo que plasmará, puesto que la estancia en la ciudad irá moldeando su propuesta definitiva, sí que dejó algunos retazos: «Mi obra no se basa en el color, sí en las ideas. Claro que va a haber color, pero también habrá texto, las palabras de los habitantes de los barrios. La forma no es tan importante». Algunas ideas, eso sí, ya le han transmitido los representantes con los que ha hablado, «sobre urbanismo, barrios que se encontraban un poco aislados...».

Una de sus preocupaciones, una vez que se ponga a trabajar sobre los andamios, será la meteorología. Anunció que «ahora es el tiempo de hacer el trabajo técnico y de logística, ordenar los espacios, de conceptualización». Todo para dar vida a una pared medianera, del número 50 de Llano Ponte, que cambiará la imagen de la entrada de Avilés.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos