La dársena de San Agustín tendrá un acceso rodado desde el Niemeyer

La dársena de San Agustín tendrá un acceso rodado desde el Niemeyer

La Autoridad Portuaria licita un proyecto que pretende dar un servicio de autobús y taxi directo a los cruceros que atracan en este muelle

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La dársena de San Agustín tendrá un acceso rodado directo desde el aparcamiento en superficie del Niemeyer. La Autoridad Portuaria inició ayer el proceso para contratar la construcción de un enlace que partirá desde este muelle y conectará con la zona de estacionamiento del centro cultural para crear una salida directa para los autobuses que dan servicio a los cruceros que atracan en la zona. El puerto destina 52.533 euros a esta obra con la que pretende evitar el paso de los cruceristas ante la zona industrial de ArcelorMittal y mejorar también el impacto visual, ya que se plantará una pantalla vegetal en el borde de la carretera.

Las obras, una vez contratadas, estarán ejecutadas en un mes. El vial, según consta en la memoria del proyecto elaborada por la Ingeniería Noega, «posibilitará el acceso directo de vehículos (autobuses y taxis) hasta pie de barco para atender los traslados de los pasajeros de los cruceros que atracan en la dársena de San Agustín. De este modo se evita el paso a través de los terrenos industriales de ArcelorMittal, zona poco apropiada para el tránsito de cruceristas y por la que actualmente se tiene el único acceso para vehículos rodados».

El trazado comienza en el muelle y asciende hasta el aparcamiento paralelamente a la zona en la que se encuentra el acceso peatonal al centro cultural. La nueva carretera, que trata de afectar lo mínimo posible al jardín construido en la zona sur del muelle, tiene una longitud de algo más de 35 metros y una pendiente de un 6%. Al aparcamiento del Niemeyer llega por la zona en la que se encuentra ubicado los soportes para el estacionamiento de bicicletas y tres balizas luminosas. De ahí que una partida del presupuesto esté destinado a reubicar este servicio.

Están también afectadas por el nuevo vial cuatro plazas de aparcamiento de motocicletas, las cuales desaparecen. Según la documentación técnica dada a conocer ayer, la calzada tendrá un ancho de seis metros, suficiente para el tránsito esporádico de autobuses.

En cuanto a la ejecución, según se indica, «se desmontarán los paños que conforman las vallas del cerramiento que separa el aparcamiento del muelle en la zona afectada por el vial y se instalarán nuevos tramos, así como un portón corredero de nueve metros. A partir del portón de acceso y a lo largo de toda la alineación curva, el borde del vial se verá acompañado de un muro de protección de hormigón armado de 1,20 metros de altura sobre el terreno y 0,40 metros de ancho».

Las obras se completan con el proyecto para mitigar el impacto visual que suponen las instalaciones de ArcelorMittal. Para ello se ha diseñado una pantalla arbórea de 134 metros de longitud conformada a partir de ejemplares de dos metros de porte de Cupressus Leylandii (Ciprés de Leyland). Se trata de una planta que, según los profesionales, es capaz de configurarse como barrera visual y protección de los vientos durante todo el año debido a ser de hoja perenne y de que se adapta correctamente a las características de la zona con ambiente industrial, siendo de fácil cuidado y conservación.

La distribución de la plantación se realizará cada metro a lo largo del perímetro del pie del talud del aparcamiento y, en total, el número de ejemplares de la nueva plantación será de 135 unidades. Para poder proceder a esta plantación, se hace necesario demoler el pavimento actual y el hormigón bajo éste en un ancho de dos metros y rellenar de nueva tierra para que los árboles prendan.

Estudio previo

La ingeniería contratada por el Puerto para diseñar esta obra estudió dos alternativas para dar salida a los vehículos que pudieran estacionar a pie de puerto para dar servicio a los cruceros. La que finalmente quedó descartada contemplaba la construcción de un vial de aproximadamente doscientos metros de largo y cinco de ancho, en este caso el entronque se produciría no en la zona del aparcamiento al aire libre del Niemeyer sino ya en la zona de acceso al estacionamiento subterráneo del centro cultural. Pero finalmente se optó por la otra alternativa al tratarse de la «más directa y económica porque aprovecha parte de la infraestructura del aparcamiento, además de minimizar las afecciones a los elementos existentes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos