«Cuando un dato está en la red, es público en cuestión de segundos»

Sonia de la Paz, en la charla que ofreció ayer en Avilés. / MARIETA
Sonia de la Paz, en la charla que ofreció ayer en Avilés. / MARIETA
Sonia de la Paz, abogada especializada en derecho de la nuevas tecnologías

Alerta de la gran cantidad de datos que los usuarios ofrecen con su actividad en internet y recomienda especial prudencia en el con menores o terceros

C. DEL RÍO AVILÉS.

La abogada Sonia de la Paz ofreció ayer una serie de consejos a usuarios de telecentros y representantes de las asociaciones de madres y padres sobre la privacidad en las redes sociales, a quienes recomendó prudencia porque la privacidad tiene fisuras

-¿Está a salvo nuestra privacidad en las redes sociales?

-No. Todo lo que subimos a una red social está al alcance de todo el mundo a pesar de toda la configuración sobre privacidad que tengamos habilitada. Puede sonar a obviedad, pero lo que no queremos que se sepa es mejor no subirlo porque siempre hay un amigo de un amigo que tiene un amigo que lo comparte o captura. En cuanto contamos algo en una red social perdemos el control sobre ello y no podemos olvidar de que hay millones de ordenadores en todo el mundo.

-Datos que valen dinero o se pueden usar para fines deshonestos, por definirlos de alguna forma.

-Absolutamente. Nuestra información personal es valiosísima para infinidad de compañías. Cada vez que estamos dando un 'me gusta' o haciéndonos fan de una página ya nos están 'segmentizando' y así nos llegará una publicidad acorde a nuestros gustos. Y, desde la otra perspectiva, por supuesto. Siempre hay amigos, clientes o trabajadores enfadados que pueden duplicar tu cuenta o gente que te puede robar fotos o datos con otros fines. Por ejemplo, yo siempre aconsejo que no se suba ni mucha información ni muchas fotos de los niños. Imágenes, por ejemplo, en las que se pueda ver un escudo o la enseña de un club deportivo.

-A veces hay gente que sale sin querer y sin que le hayan pedido permiso.

-Es cierto y es peligroso porque no nos damos cuenta de que, a lo mejor, estamos colgando la imagen de una mujer que es víctima de violencia de género y goza de una protección especial, o de un menor. En el momento en el que un dato está en la red es público en cuestión de segundos.

-¿Qué pistas damos con nuestros comentarios y fotografías?

-Todas: personales y sobre nuestros gustos aficiones.

-Pero no parece que estemos muy preocupados. ¿Es difícil luchar contra el peso de los 'likes'?

-No estamos concienciados ni somos conscientes de nuestra exposición. Me lo dicen muchos padres en las charlas que doy, que oyen a los hijos rivalizar entre el número de 'amigos' que acumulan uno y otro en sus respectivas cuentas. Debemos trasladar eso a la vida real. ¿Te irías a tomar una café con una persona que te encuentras en un paso de cebra? Pues en las redes sociales está haciendo eso. Le estás abriendo la puerta de tu casa a desconocidos y ofreciéndoles muchos más datos de lo que piensas.

-¿Han aumentado las denuncias?

-Sí, pero también el número de delitos. Se denuncia más cuando hay injurias o ataques al honor y no tantas cuando se producen robos de dominios o suplantación de identidad.

-¿Sale gratis verter un comentario ofensivo?

-No debería. Yo en cuento veo uno en cualquier medio, denuncio. Y he logrado cerrar algunas cuentas o perfiles. Es lo que tenemos que hacer todos los usuarios. Debemos concienciarnos de que no hay que dar altavoz a estas conductas y denunciarlo, en primer lugar, a la propia página o portal, que suele tener habilitada esa opción. Solo lleva un minuto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos