«Debes estar disponible para tu hijo adolescente, pero no solucionar sus problemas»

Remedios Cotarelo, ayer en el centro de La Magdalena. / MARIETA
Remedios Cotarelo, ayer en el centro de La Magdalena. / MARIETA
Remedios Cotarelo, educadora de los Servicios Sociales

Un equipo municipal se dedica desde hace siete años a formar a padres y madres en talleres para ayudarles a mejorar la convivencia con sus hijos

EVA FANJUL AVILÉS.

Mejorar la comunicación con los hijos adolescentes es esencial para disfrutar de una buena convivencia familiar. Desde esa premisa y para ayudar a los padres a afrontar de una manera más positiva y eficaz la crianza de sus hijos, el Equipo de Intervención Técnica de Apoyo a la Familia (EITAF) de los Servicios Sociales Municipales de Avilés, del que forma parte la educadora Remedios Cotarelo, lleva a cabo desde hace siete años el Programa para el Desarrollo de Competencias Emocionales, Educativas y Parentales. Este año, veintitrés familias avilesinas, con hijos de entre 12 y 18 años de edad, participan en la iniciativa que comenzó este pasado lunes y se desarrollará a lo largo de las próximas ocho semanas.

--¿Por qué son necesarios este tipo de talleres?

-Son necesarios porque la tarea de padres y madres no se aprende en ningún lado y hay que enfrentarse a veces a situaciones que nos generan inseguridades. El trabajo de grupo que se realiza en estos talleres les hace darse cuenta de que no son los únicos que tienen esa sensación y es una manera de poder sentirse un poco más seguros.

-¿Y qué les reporta?

-Pues, según van analizando las cosas y trabajando descubren que tienen muchas habilidades y capacidades de las que creían. Además, el propio grupo de trabajo tiene un efecto reforzador muy positivo.

-¿Cuál es el perfil de las familias que participan en el programa?

-Pues es muy heterogéneo. La mayoría son madres y padres interesados en aprender más sobre la educación en la etapa adolescente y sin problemas previos. Algunos se han enterado del programa en el instituto por el AMPA o la jefatura de estudios, otros llegan a través de Servicios Sociales o de Educación. Lo cierto es que se forman grupos con un ambiente muy enriquecedor, algo que debemos agradecer a todos estos servicios y entidades por la labor de difusión que hacen.

-¿Cuáles son la principales necesidades que presentan las familias?

-Les cuesta ir modificando la manera de cuidar y tratar a los adolescentes y conseguir que se sientan seguros. Es más fácil llevar la educación de los niños en etapas anteriores, pero cuando según crecen debemos fomentar su autonomía y eso nos cuesta más. Debemos ir soltando amarras, progresivamente tenemos que ir dándoles autonomía, hacerles sentirse seguros, esos son los cuidados que necesitan. Además debemos entender que los chicos en etapa están sometidos a un montón de cambios. Su manera de comunicarse es distinta, sus intereses, actividades y relaciones sociales cambian, el grupo de iguales empieza a ser importante y los padres dejamos de estar en el centro de su universo,

-¿Cuáles son las claves?

-Por un lado, aprender a comunicarnos con ellos de otra manera. Ver más lo positivo y no sólo las cosas negativas de su conducta, eso es importante. por otro lado, escuchar sin forzar y saber hablarles. Vale más decir 'luego hablo contigo' que dar una mala respuesta, así también educamos. Y por supuesto, hay que darles herramientas para que puedan afrontar sus problemas, estar a su disposición pero no resolvérselos nosotros.

-¿Qué novedades ofrece este año?

-Este año incorporaremos sesiones para los menores, en respuesta a una demanda que las familias nos han planteado a los largo de estos años. Además, esto nos ayudará a obtener el sello de buenas prácticas de parentalidad positiva que otorgan el Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales y y la Federación Española de Municipios, un objetivo por el que apostó el Ayuntamiento de Avilés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos