Deja herido a un conductor de grúa tras embestirlo con su coche y se da a la fuga en Avilés

La conductora, que conducía un Volvo, pasó de nuevo por el lugar del accidente sin detenerse para auxiliar a la víctima

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

Un conductor de grúa de Avilés resultó herido la tarde del martes tras ser embestido por un turismo mientras realizaba un servicio en la rotonda de Tabaza. Los hechos tuvieron lugar cerca de las 16.15 horas de la tarde, con plena visibilidad y sin abundante tráfico en la zona, que se encuentra en medio de un área industrial.

El gruista había sido demandado por otro conductor para que acudiera hasta Tabaza para realizar un servicio. Llegó a la zona y cuando se encontraba realizando las maniobras necesarias para enganchar el vehículo a su grúa, una conductora, a bordo de un Volvo, se incorporaba a la rotonda. «Estaba de pie junto al propietario del otro coche cuando al acercarse, me golpeó», explica la víctima. Fruto del golpe, que tuvo lugar con la parte delantera del vehículo, dañándole con el espejo retrovisor en la espalda, el gruista acabó empotrado contra la cabina de su grúa ante la mirada del otro conductor.

La mujer no detuvo su vehículo en ese momento para auxiliarle ni para preguntar cómo se encontraba, sino que siguió su marcha dentro de la rotonda. A pesar del fuerte golpe, el joven pudo asistir atónito a lo que pasaría después. «No paró como si no le importara nada, parecía como si se hubiera equivocado al coger la rotonda», explica.

Tras ese primer momento, en el que la incertidumbre hizo que no pudieran ver bien los datos de matrícula del coche, la conductora decidió dar una vuelta más dentro de la misma rotonda, lo que les facilitó esa labor. «Cuando vimos que volvía por donde estábamos, pero esta vez por el carril interior, le hicimos aspavientos para que parase pero no nos hizo ni caso», relata y añade que «es más, nos hizo ella señales de que la dejásemos en paz, como si no hubiera hecho nada».

Inmediatamente, y con los datos de la matrícula ya tomados, el joven dio aviso a la Guardia Civil, que se personó en el lugar de los hechos pasados unos minutos. Los agentes tomaron nota del relato del accidente y también de los datos del Volvo con el que se causaron los daños para continuar con la investigación y poder localizar a la conductora.

A pesar del golpe, el gruista no precisó de ser trasladado al Hospital San Agustín, aunque tuvo que acudir a la mutua asignada a su empresa de transportes para una revisión, en la que se determinaron varias magulladuras sufridas por la embestida, en su mayoría en la espalda, donde llevó la mayor parte del impacto. Como testigos de todo lo sucedido en la rotonda están los propietarios del vehículo al que estaba auxiliando el joven con su grúa cuando se desencadenaron los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos