«En internet hay mucha gente que toma nota de todo para delinquir»

«En internet hay mucha gente que toma nota de todo para delinquir»
Alberto Vior, ayer durante su charla en el telecentro. / MARIETA

Alberto Vior, agente de la Policía Nacional, advierte en una charla de los peligros que entraña un mal uso de internet

J. F. G. AVILÉS.

El acoso en línea es una forma delictiva de violencia cada vez más extendida en sus múltiples vertientes. «Está el grooming, el sexting y el ciberbullying», explicó Alberto Vior, agente delegado de participación ciudadana de la Comisaría de Policía Nacional de Avilés durante la charla sobre ciberacoso que ayer impartió en los dos telecentros de Avilés. También centró parte de su intervención en los riesgos que entraña el uso irresponsable de las redes sociales.

«En internet hay mucha gente que toma nota de todo para cometer delitos. Tenéis que tener mucho cuidado con la información que volcáis y con la identidad de vuestros interlocutores. Hay gente que se hace pasar por quien no es para conseguir información que luego utiliza para hacer chantaje», advirtió.

El acoso online «afecta a niños y a mayores. El grooming consiste en adultos que se hacen pasar por niños para conseguir favores sexuales o una cantidad de dinero a cambio de no difundir contenidos íntimos que les hemos proporcionado». Luego está el sexting, «divulgar imágenes de contenido erótico o sexual tomadas incluso con el consentimiento de la propia víctima en el marco de una relación de confianza que un día se puede romper. Entonces es cuando puede llegar la segunda parte, o mes das lo que te pido o se lo paso a toda tu familia».

El ciberbullying es el acoso puro y duro a través de las redes sociales, insultos y amenazas vertidos directamente o mediante perfiles falsos. «Se da en el mundo escolar, preferentemente en Secundaria. En Primaria también hay acoso, pero directo, cara a cara. Entonces es bullying, y puede tocarle a cualquiera, al más bajo y al más alto de la clase. No hay un perfil definido de víctima», puntualizó.

Vior incidió en que «sacar una foto comprometedora y enviarla mediante un móvil o internet supone perder inmediatamente el control de la misma, y reenviarla podría acarrear consecuencias legales. También recordó que «la edad mínima para registrarse en Facebook o Instagram es de 14 años, pero hay niños de ocho años con móvil y acceso a internet que ya están registrados en varias redes sociales».

A partir de ahí lanzó un consejo para los padres: «Yo siempre pongo el mismo ejemplo. Si vais a poner en manos de vuestro hijo por primera vez un cuchillo mejor que sea de plástico, y una vez aprenda a a manejarlo podrá pasar al de verdad. Con las redes sociales ocurre lo mismo. Tienen muchas cosas buenas pero también esconden peligros. El problema es que algunos padres no son conscientes de los riesgos que corren cuando dan un móvil a un niño».

La Policía Nacional «está muy sensibilizada con estas conductas delictivas, especialmente cuando se trata de menores. Internet siempre deja un rastro, y nosotros siempre vamos a localizar de dónde partió el archivo y a dónde va», concluyó Vior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos