Demanda de profesores jubilados para los programas de enseñanza

Belarmino Martínez, en la quinta planta, la que albergará oficinas y salas de reunión. /  PATRICIA BREGÓN
Belarmino Martínez, en la quinta planta, la que albergará oficinas y salas de reunión. / PATRICIA BREGÓN

C. R. AVILES.

No se quejan ni del número de voluntarios ni de su entrega, pero sí hacen un llamamiento a los profesores, un perfil concreto que les vendría muy bien en estos momentos. Entienden que los jubilados tendrán mayor disponibilidad para embarcarse en los cursos de técnicas de estudio y de español para inmigrantes. Otro de los programas en los que también vendría bien un refuerzo es el de acompañamiento a personas mayores, dentro del programa de ayuda a domicilio. «Para este solicitamos varones porque en numerosas ocasiones hay que mover sillas de ruedas que son pesadas», explican.

Recién actualizado el censo de voluntarios, Cruz Roja Avilés cuenta 380 activos. Afirman que el número de voluntarios ha crecido en estos años de inestabilidad económica por la mayor disponibilidad de mucha gente que perdió su trabajo. Por el contrario, se ha resentido algo Cruz Roja Juventud, con la salida a otras comunidades o al extranjero de muchos voluntarios activos.

En cualquier caso, la buena imagen de Cruz Roja en la sociedad provoca que siempre tengan una bolsa de personas dispuestas a echar una mano. Maite Díaz Campomanes, responsable de coordinación, recuerda que se puede ingresar en la sección juvenil desde los dieciséis años con autorización paterna.

A la espera de que se presente la memoria anual de 2017, en el último comité de la asamblea comarcal se cifró en 3.542 el número de socios residentes en Avilés, de los que 3.464 son personas físicas y 78 empresas. Un número que la directiva valora muy positivamente.

La solidaridad tampoco se ha resentido durante estos años de crisis porque si bien algunos socios causaron baja, otros se unieron tras escuchar los llamamientos a la solidaridad y algunos de los que ya estaban aumentaron su compromiso. Con estos ingresos, que no solo llegan vía domiciliación bancaria, sino a través de cuestaciones como la del Día de la Banderita o la venta de lotería para el Sorteo de Oro, hasta mediados del pasado mes de diciembre se habían destinado treinta mil euros de fondos propios al pago de ayudas sociales (pago del alquiler, energía, medicación, entre otras). Se recibieron 125 solicitudes. Y 14.500 euros, procedentes del IRPF, a proyectos de prevención de la exclusión residencial y de atención básica, como la entrega de lotes de alimentación e higiene.

Uno de los programas en los que la ONG ha centrado su atención en los últimos tiempos es en la atención a mayores. La organización en Asturias atiende cada año a cerca de 12.000 mayores a través de diferentes proyectos encaminados a paliar la soledad, fomentar un envejecimiento activo o favorecer su autonomía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos