Denunciadas dos personas por hacer fuego con la máxima alerta activada

Agentes de la Policía Local, en un incendio en 2013. / MARIETA
Agentes de la Policía Local, en un incendio en 2013. / MARIETA

La intervención de la Policía Local evitó que los focos derivasen en incendios y se exponen a una multa de entre cien y mil euros

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

A dos avilesinos no se les olvidará a partir de ahora consultar el nivel de riesgo de incendios antes de prender fuego. La pasada semana -el día 16 de octubre-, con varios incendios aún activos en Asturias, decidieron a distintas horas quemar maleza y restos de siega en dos fincas situadas en Avilés, cuando el índice de riesgo por incendio forestal en Asturias era de nivel 5, es decir, el máximo. La rápida intervención de la Policía Local evitó que esos focos derivasen en incendios y se propagasen con facilidad debido a las condiciones meteorológicas. En uno de los casos los agentes tuvieron que emplear los extintores de sus coches patrulla.

El primer foco se detectó el pasado lunes a las 17.30 horas, en la quema de restos de limpieza de una finca, situada en La Raposiega, número 18, en Valliniello, donde el titular de la misma prendió fuego a varios montículos de restos vegetales procedentes de la siega, abandonando el lugar y dejando sin control la quema. El fuego fue extinguido por los propios agentes de Policía Local desplazados, con el agravante de que ese día existía el índice de incendio por incendio forestal nivel 5 (el máximo), por lo que estaba prohibida cualquier tipo de quema en todo el territorio del Principado de Asturias y activado el Plan de Protección Civil de Emergencia de Incendios Forestales del Principado de Asturias, INFOPA.

Noticias relacionadas

Ese mismo día -16 de octubre-, a las 12.45 también fue necesaria la intervención de la Policía Local de Avilés en la realización de una hoguera en los prados de La Barrera (fincas existentes en los terrenos ubicados entre la calle de La Amistad y el barrio de La Luz), por tanto a menos de cien metros de arboleda y con el citado índice máximo de riesgo de incendio forestal, con cualquier tipo de quema prohibida en el Principado. En este caso, la hoguera fue extinguida por el propio denunciado.

Ambas infracciones podrían acarrear multas de entre cien y mil euros si se consideran con la tipificación de leves, que serían aquellas quemas con infracción de su normativa reguladora, o sin autorización de la Consejería competente en materia forestal, en la franja de cien metros -o inferior- colindante con el perímetro del monte.

Diez informes este año

La Policía Local de Avilés ha recibido en lo que va de año 2017 veinticuatro llamadas relacionadas con fuego que pudiera tener afectación forestal. De esas llamadas, de enero a octubre se realizaron diez informes con intervención por la existencia de quema de matorrales, rastrojos, etcétera, en zonas que pudieran afectar a masas forestales o de arbustos cercanas.

Tras la correspondiente intervención en el lugar, en ocho de ellas no dio pie a la formulación de denuncia, ya que se trataba de quemas alejadas más de cien metros de las masas forestales y dentro del periodo autorizado, dentro del índice de riesgo de quema permitido, o bien se desconoce la autoría.

El 8 de enero se intervino en una quema de matorrales en la parte trasera de los campos de fútbol de La Toba, el 29 de enero, en otro foco de fuego al quemar restos vegetales en la parte trasera del cementerio de La Carriona, el 13 de abril en la quema de restos procedentes de la poda de una finca sin urbanizar en la calle de Navarra, el 4 de mayo en unos matorrales ardiendo en la avenida de Gijón, el 25 del mismo mes en la quema de rastrojos en El Caliero, y el 20 de julio en unos matorrales de Llaranes Viejo.

Fotos

Vídeos