El Juzgado fija el 13 de marzo como fecha de desalojo del antiguo economato de Llaranes

Supermercado El Árbol, en Llaranes.
Supermercado El Árbol, en Llaranes. / MARIETA

DIA tendrá que abandonar el edificio tras dos sentencias judiciales en contra que la cadena ha llevado hasta el Tribunal Supremo

C. DEL RÍO AVILÉS.

El Juzgado de Primera Instancia Número 5 de Avilés ha fijado el 13 de marzo como fecha para el lanzamiento del antiguo economato de Llaranes. Es decir, el supermercado El Árbol (grupo DIA) tendrá que abandonar el edificio en cumplimiento de las dos sentencias que desestimaron la pretensión de esta cadena de seguir como arrendataria de un inmueble propiedad de Cofivacasa, sociedad perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Aunque se espera que DIA recurra el auto judicial, la noticia ha sido un jarro de agua fría para los trabajadores. Su abogado Antonio Urrutia, que el miércoles concretó con los trabajadores la línea de trabajo, se reunirá el 2 de febrero en Bilbao con Cofivacasa y espera hacerlo antes con DIA. El objetivo es plantear y analizar las posibilidades de que el contrato de alquiler del antiguo economato incluya la subrogación de los trabajadores. De no lograrlo, la plantilla está dispuesta a movilizarse en busca de soluciones.

Para el laboralista hay una cosa clara, si la nueva arrendataria tiene voluntad de contratar a la plantilla, el camino estará allanado. Un intención que, según la información que manejan los sindicatos de DIA, no tenía Familia, el supermercado que estaba en avanzadas negociaciones con la SEPI. Las otras opciones serían un desplazamiento dentro de la misma empresa o un expediente de regulación de empleo. Descartadas, en ambos casos, por la plantilla.

El contrato de arrendamiento del inmueble terminó en febrero de 2016. Desde entonces, DIA ha hecho lo imposible por continuar explotándolo como supermercado y Cofivacasa ha buscado mientras tanto a un nuevo inquilino. En principio, sería Familia, de la cadena Vegalsa.

Cofivacasa tuvo que presentar sendas demandas contra DIA para recuperar el control del edificio y poder dar entrada a un nuevo arrendatario. En ambos casos le fueron favorables y, también en ambos casos, recurridas por la cadena, que ha llegado hasta el Tribunal Supremo. Esta medida se interpreta como una forma de ganar tiempo a la desesperada en un desalojo que casi ninguno de los actores duda y que el reciente auto del Juzgado de Primera Instancia Número 5 acerca.

Los trabajadores han remitido a la SEPI 7.000 firmas que piden su mediación en el conflicto. Recalcan que se está hablando de una treintena de puestos de trabajo que podrían mantenerse con un poco de voluntad por las partes. Sugieren, incluso, buscar un arrendatario dispuesto a asumir la carga laboral. Según declaró en su día un representante de Familia ante el Juzgado de Primera Instancia Número 6, habían pactado un alquiler de 6.500 euros al mes. DIA ofrecía 5.500, sin embargo los correos electrónicos que presentó como prueba no fueron considerados por el magistrados garantía de ningún preacuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos