Desarticulado un clan familiar itinerante que robaba a los clientes en las tiendas de Avilés

Estaba formado por tres personas, un varón y dos mujeres, que habrían acumulado hasta dos mil euros en pertenencias hurtadas al despiste

C. R. AVILÉS.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas que formaban parte de un clan familiar dedicado al hurto de teléfonos móviles, bolsos y otros efectos en establecimientos comerciales del centro de la ciudad, con la consiguiente «inquietud» entre los comerciantes ya que, según las denuncias de las víctimas, el valor de lo sustraído podía llegar a superar los dos mil euros.

Agentes de la Brigada de Policía Judicial iniciaron la investigación a principios del pasado mes julio al detectarse un incremento de estos hechos delictivos en los que, no solo coincidía la descripción física de los autores, sino que el modus operandi era muy similar.

Finalmente, la Policía Nacional logró localizar el piso en el que se escondía este clan mientras operaba en Avilés, algo que pudo conseguirse gracias tanto a la labor policial como a la colaboración ciudadana con el grupo encargado de la investigación. Se estableció un dispositivo en el que participación agentes de varias brigadas de la comisaría que culminó con la detención de un varón y dos mujeres.

Varios de los miembros del grupo eran naturales de otras provincias y se encontraban de paso en Avilés, lo que dificultó en un primer momento su identificación y localización. Posteriormente se comprobó que alguno de ellos tenían antecedentes policiales por hechos similares.

Una vez que prestaron declaración en la comisaría y concluyeron las oportunas diligencias, los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia.

Según la Policía, los detenidos actuaban de forma organizada, buscando personas que, mientras estaban de compras, desatendían el control sobre sus pertenencias. Aprovechaban, entonces, estos descuidos para sustraerles sus efectos. Una vez detenido el grupo se pudieron recuperar varios efectos sustraídos, que fueron devueltos a sus propietarios. Se continúa investigando la procedencia de otros efectos que pudieran desvelar otros robos cometidos por este clan.

Esta detención se produce una semana después de que se detuviera a cuatro jóvenes como presuntos autores de varios robos con fuerza, daños y hurtos en garajes y trasteros de la ciudad. Según la Policía Nacional, formaban parte de un grupo criminal, entendiendo por esto una estructura estable que delinque de forma continuada en el tiempo. De hecho, dos de ellos habían sido detenidos juntos el pasado año por protagonizar unos hechos similares.

Fotos

Vídeos