Descubrir el otro Camino del Norte

Los peregrinos ayer, ante la entrada de Santo Tomás, antes de salir de peregrinación.
Los peregrinos ayer, ante la entrada de Santo Tomás, antes de salir de peregrinación. / MARIETA

Nueve jóvenes de Santo Tomás inician una peregrinación a Santo Toribio de Liébana

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El aguacero que ayer, sobre las dos de la tarde, caía en Avilés no amortiguaba las risas y saludos del grupo de nueve peregrinos que partían desde la parroquia de Santo Tomás de Cantorbery hasta Santo Toribio de Liébana, uno de los ramales de la ruta jacobea que, además, celebra año jubilar en 2017.

«El año pasado un grupo de Santo Tomás acudimos a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia. Fue un grupo muy majo. Al regresar, mantuvimos el contacto y surgió la idea de ir a Liébana», explicaba ayer Nacho Braña Suárez, que durante estos meses ha coordinado el grupo.

El monasterio cántabro guarda una especial relación con Santo Tomás de Cantorbery. En él se encuentra la reliquia del Lignum Crucis, del que una astilla se donó a la parroquia avilesina. Es, además, un ramal del Camino de Santiago cuya importancia cada vez se reivindica más. «Las primeras peregrinaciones a Santo Toribio se datan en 1512, el Camino Lebaniego es importante en la Camino tradicional», recordaba el párroco Reinerio Rodríguez, 'Tello', que también peregrina.

«La experiencia del propio grupo está siendo lo mejor», asegura Nacho Braña

La idea de la peregrinación cuajó entre los jóvenes aunque, finalmente, la mayoría se descolgó por diferentes razones. «La idea estaba por la parroquia y a 'Tello' le gustó. Así que seguimos y se fue apuntando gente», comentó ayer Braña. De esta manera, se formó el grupo de jóvenes con Guzmán Menéndez, de 80 años, que dinamita el término juventud a efectos estadísticos pero lo reivindica con su espíritu, Elena González, María García, Juan Mera, Jesús Menéndez, Natalia Alonso, Diego Domínguez y Áurea Facal que, con 15 años, es la benjamina del grupo. «Nos hemos preparado espiritualmente y también hemos hecho marchas», comentaba Braña. Ayer se desplazaron en bus hasta San Vicente de la Barquera para luego caminar los primeros diez kilómetros. Hoy jueves afrontarán 23 y el viernes 28. El último día serán 14, pero de los más duros. Aunque con su buen talante los superarán.

Fotos

Vídeos