Detenida una vecina de Siero al tratar de huir de un control de alcoholemia

Control de la Policía Local. / MARIETA
Control de la Policía Local. / MARIETA

La Guardia Civil y la Policía Local de Avilés detectaron nueve infracciones en un punto de vigilancia conjunto

Y. DE LUIS/ F. DEL BUSTO AVILÉS.

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Gijón detuvieron en la madrugada del sábado a una mujer de 40 años de edad, vecina de Siero, después de huir de un control de alcohol y drogas en Avilés. El instituto armado organizó el dispositivo de vigilancia de manera conjunta con la Policía Local.

El punto de control se ubicó a la altura del número ochenta de la avenida de Gijón, poco después de los talleres de la empresa Remasal. La actividad comenzó a las dos de la madrugada del sábado y terminó dos horas más tarde.

Los agentes de la Guardia Civil abrieron dos diligencias judiciales por alcoholemias y una infracción de tipo administrativo. Además de la detención de la vecina de Siero por un presunto delito de conducción temeraria. Este se produjo cuando, al percatarse de la presencia policial, huyó conduciendo su vehículo en dirección contraria hasta ser detenida, según informaron desde la Policía Local de Avilés.

Además, los agentes de la Policía Local abrieron cinco diligencias por sanciones administrativas.

En los últimos años se han generalizado los controles de la Policía Local, en ocasiones con el apoyo de la Guardia Civil, para detectar infracciones en el tráfico. En momentos puntuales, como en las pasadas fiestas de carnaval, la actividad fue muy intensa.

Así, durante el pasado sábado de antroxu, los agentes de la Policía Local y los de la Guardia Civil realizaron 440 pruebas de alcoholemia, de las que 23 fueron positivas, además de detectar a un conductor bajo los efectos de las drogas. En esos controles, también se realizaron cinco sanciones administrativas por aspectos como circular sin la ITV o carecer del permiso de conducción.

El pasado jueves, otro control de la Policía Local sancionó a ocho conductores diferentes. Cuatro de ellos habían dado positivo en las pruebas de alcoholemia y otros cuatro cometían infracciones administrativas.

El pasado año, la Policía Local de Avilés comenzó a realizar pruebas para la detección de drogas en los conductores, además de los habituales controles de alcohol. Conducir bajo los efectos de sustancias tóxicas es uno de los motivos más frecuentes de accidentes de tráfico, por lo que los cuerpos de seguridad adoptan estas medidas preventivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos