Detenido el condenado por violar a una sobrina fugado de la justicia

El condenado, el año pasado, tras celebrarse el juicio. / LVA
El condenado, el año pasado, tras celebrarse el juicio. / LVA

Tenía una orden de búsqueda, captura e ingreso en prisión por una pena de diecisiete años por agresiones y abusos sexuales continuados

RUTH ARIAS AVILÉS.

Estaba en un albergue de transeúntes en Avilés en lugar de en la prisión de Villabona, donde debería haber ingresado para cumplir una pena de diecisiete años de cárcel. Le habían sido impuestos por haber abusado durante años de dos sobrinas menores de edad, llegando a agredir sexualmente a una de ellas, pero no había comenzado a cumplirlos porque se había dado a la fuga. En la mañana del pasado viernes, sin embargo, N.G. F., de 45 años de edad, fue detenido por la Guardia Civil y conducido al centro penitenciario de Villabona, donde ya ha comenzado a cumplir su condena.

Poco o nada se había sabido de él desde que la Audiencia Privincial emitió el fallo, hace casi un año. De hecho, su abogada trató entonces de localizarle sin éxito para decidir si recurría la sentencia. Finalmente, apareció en el albergue de transeúntes, donde pudo ser identificado.

Durante el juicio, N. G. F. alegó en el juicio sufrir esquizofrenia, pero pesaron más los testimonios de sus dos sobrinas, de las que habría abusado de forma continuada en el domicilio familiar de Trasona, en Corvera. Las menores eran hijas de su hermana, y él convivía con ellas. A la mayor le realizó tocamientos desde que tenía seis años hasta los doce. A esa edad, un día la tiró sobre la cama y mantuvo relaciones completas con ella, pese a que la niña ofreció resistencia.

Había además otra sobrina, más pequeña, a la que este hombre también habría realizado tocamientos repetidamente desde que tenía cinco años y hasta que cumplió los siete. Estos abusos se habrían producido en, al menos, nueve ocasiones a lo largo de ese lapso temporal.

En el momento del juicio ya tenía unas medidas cautelares dictaminabas dos años antes por el Juzgado de Instrucción número 4 de Avilés, que le impuso la prohibición de aproximarse a la menor y a su domicilio a menos de trescientos metros y comunicarse con ella por cualquier medio.

Él, en la calle, defendía que todo se trataba de una venganza por parte de su hermana, que quería echarle de casa porque no trabajaba y no aportaba ingresos al hogar, pero ninguno de sus argumentos convenció a los magistrados, que le impusieron trece años de cárcel por los abusos y agresiones a la sobrina de más edad, la que denunció los hechos, y otros cuatro por los tocamientos a la más pequeña.

En el primero de los casos, la condena se correspondía con la pena que solicitaba la Fiscalía, mientras que en el segundo, la petición inicial se vio reducida a la mitad. El fiscal reclamaba también indemnizaciones de 10.000 euros para la mayor y 4.000 para la más joven.

La condena

N.G.F. debería haber ingresado en Villabona hace muchos meses, pero en lugar de comenzar a cumplir su condena en el momento en el que correspondía, decidió esconderse de la justicia. Así se ha pasado unos meses. Durante este tiempo pesaba sobre él una orden de búsqueda y captura e ingreso en prisión, donde deberá permanecer diecisiete años y dos días, trece y un día por los tocamientos y violación de la mayor de sus sobrinas, y otros cuatro años y un día por los abusos a la menor.

No se salió con la suya y, finalmente, este avilesino fue detenido en su propia ciudad, en la que trataba de esconderse. Agentes de la Guardia Civil le condujeron a prisión mientras que la Unidad de Policía Judicial instruyó las diligencias correspondientes para remitirlas a la autoridad judicial. Ahora, además de la condena que ya le correspondía, seguramente tendrá que enfrentarse a un nuevo proceso por la fuga.

El condenado ya ha pasado sus primeros días entre rejas, el lugar en el que debería estar desde hace cerca de un año y en el que, a buen seguro, aún permanecerá mucho tiempo.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos