Detenidos en Avilés dos chinos miembros de una red de tráfico de personas

Detenidos en Avilés dos chinos miembros de una red de tráfico de personas
Dinero en efectivo y material incautado a los integrantes de la trama delictiva / LVA

La operación se salda con 155 detenidos en toda España y desmantela una organización que cobraba 20.00 euros a las víctimas por traerles a Europa

E. P. MADRID.

La Policía Nacional ha detenido en Avilés a dos ciudadanos chinos en el marco de una operación contra una red de tráfico de personas saldada con 155 detenidos, en su mayoría de dicha nacionalidad, en nueve provincias españolas, incluidos los cuatro máximos responsables de la trama, a los que se les atribuyen delitos de pertenencia a organización criminal, falsedad documental y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

El entramado delictivo, que ha quedado desmantelado, captaba a ciudadanos de China y les prometía llegar hasta Reino Unido pasando por Cataluña, donde se les alojaba temporalmente en 'pisos patera', por una 'tarifa plana' de 20.000 euros. Allí les retiraban la documentación ya utilizada y esperaban la llegada de nuevos documentos para volar a su destino final.

Según la Policía Nacional, la investigación comenzó hace casi tres años en el aeropuerto del Prat de Llobregat de Barcelona, donde los agentes detectaron un aumento significativo en los delitos de falsedad documental por parte de ciudadanos de origen asiático que pretendían volar hacia Reino Unido.

La operación policial se ha desarrollado en nueve provincias diferentes

Los agentes establecieron una conexión entre todas las detenciones y constataron la existencia de un entramado delictivo responsable del tráfico ilegal de personas. «La documentación era confeccionada en China y remitida hasta nuestro país a través de empresas de mensajería y paquetería, pudiendo constatarse la regularidad de un envío a la semana.

Una vez en su poder, la organización adquiría billetes de avión en compañías «low cost» el mismo día de vuelo para dificultar la acción policial», explica la Policía Nacional. La red «tenía un carácter extremadamente hermético», así como estructurado y jerarquizado, con miembros que operaban tanto en España como en terceros países. Se adaptaba continuamente a las nuevas situaciones e innovaba las rutas y procedimientos cada cierto tiempo en función de los éxitos o fracasos obtenidos.

Para ello, contaba por un lado con 'pasadores', que se encargaban de acompañar, guiar y controlar a los migrantes al objeto de minimizar los riesgos de ser detectados por las autoridades, y de «maestros', que les instruían para poder pasar los controles fronterizos.

Los agentes lograron que cinco migrantes declarasen bajo la figura del testigo protegido. Fruto del operativo se han incautado medios informáticos, terminales móviles, numerosos documentos de identidad falsificados, 11.250 euros y 16.000 yuanes y dos sellos elaborados artesanalmente que eran utilizados para simular estampas de entrada en el espacio Schengen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos