Diecisiete bandas podrán color a las calles durante el Festival Intercéltico

Con Tejedor como cabeza de cartel, tres centenares de artistas de Bretaña, Escocia, Irlanda, Gales, Galicia y Asturias se citan en La Exposición del 24 al 30 de julio

B. MENÉNDEZ AVILÉS.

Tras cumplir el año pasado una cifra tan significativa como son veinte ediciones, el Festival Intercéltico de Avilés regresa a las calles con una de las programaciones más potentes y extensas de los últimos años, tal y como aseguró ayer Juan Luis Casas, presidente de la asociación organizadora Esbardu, durante la presentación. Entre los próximos 24 y 30 de julio pasarán por la ciudad casi tres centenares de músicos y bailarines de diecisiete grupos provenientes de Bretaña, Escocia, Irlanda, Gales, Galicia y Asturias.

El amplio espacio que proporciona la pista de La Exposición de Las Meanas vuelve a ser por segundo año consecutivo el lugar escogido para instalar una gran carpa con el escenario y el resto de oferta lúdica que da forma al festival. «Es el sitio idóneo, ya que tanto El Carbayedo como Carlos Lobo se habían quedado muy pequeños», coincidían ayer Casas y la concejala de Festejos, Ana Hevia. Solo el año pasado, la nueva ubicación recibió a más de 20.000 asistentes.

Como siempre, el plato principal del Intercéltico serán las actuaciones. Los grupos encargados de dar color a la cotidianidad serán Bagad Men Glaz (Bretaña), Strathaven & District Pipe Band y JDW Highland Dancers (Escocia), Luascadh Ireland Dance (Irlanda), Cwmni Dawns Werin Caerdydd (Gales), Inquedanzas y Pelepau (Galicia) y La Bandina Turcipié, José Antonio González 'Cantu la Vara', Escuela de Tonada de Carreño, Esbardu, Banda de Gaitas de Corvera d'Asturies, Grupo de Baile Tradicional de Corvera d'Asturies, El Pericote, Banda de Gaitas El Gumial y Centro de Danza Teresa Tessier y Tejedor (Asturias). Estos últimos actuarán el sábado 29 a partir de las 23 horas para ofrecer uno de los conciertos más esperados del Intercéltico ante el público que les vio nacer.

Esta edición se introducirán en el programa las 'noches-fiesta', jornadas de baile que se celebrarán cada noche a modo de cierre y que vienen a imitar las celebraciones equivalentes de las culturas celtas participantes. «Está pensado para romper la dinámica de la gente sentada en las sillas viendo una actuación, queremos que el público por fin se involucre y aprenda en el Intercéltico», comentaba Casas mientras Hevia calificaba esta entrada como «un paso muy importante para el festival».

El resto del cartel se completará con un gran Mercáu Celta integrado por cerca de sesenta puestos de artesanía y gastronomía y, ya desde el fin de semana previo, un área de restauración con promociones y degustaciones asturianas y gallegas y una zona infantil con atracciones e hinchables para el disfrute de los pequeños.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos