«Dijo a los socios que no pagaran las cuotas en compensación por no abonar la lotería de Navidad»

José Ignacio Pire, en una fotografía de 2016. /  MARIETA
José Ignacio Pire, en una fotografía de 2016. / MARIETA

El expresidente de la Asociación de Vecinos de El Arbolón no se presentó ayer a la vista oral en la fue juzgado por un presunto delito de estafa

C. DEL RÍO AVILÉS.

Hasta seis testigos declararon ayer en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés en contra de José Ignacio Pire, expresidente de la Asociación de Vecinos de El Arbolón, que se enfrenta a dos años de cárcel acusado de un presunto delito de estafa, o en su defecto de apropiación indebida, por no haber abonado los veinticinco euros por papeleta con los que resultaron agraciadas las participaciones que vendió de la Lotería de Navidad en 2015. El juicio se celebró a pesar de la incomparecencia de Pire y quedó visto para sentencia. Su defensa solicitó la absolución por falta de pruebas.

La Fiscalía consideró ayer demostrado que José Ignacio Pire vendió a terceros un número indeterminado de participaciones de la Lotería de Navidad del número 74780 en 2015. Cada una de ellas se vendió a cinco euros, de los que cuatro se jugaban y uno era el donativo para la asociación. Tras el sorteo, el número resultó premiado, pero el ahora expresidente no abonó la ganancia a ninguno de los agraciados. Ayer seis de ellos confirmaron este relato al explicar que, en un primer momento, recibieron excusas y, después, José Ignacio Pire desapareció.

Paloma Yuste, entonces secretaria de la asociación, se felicitó del oportuno nacimiento de su nieta en aquellos días «porque si no esto igual lo estaba pagando yo». Explicó que él y su mujer, la tesorera del colectivo vecinal, habían comprado y vendido la lotería. «Me dijo que habían robado en la asociación y que si le podía ayudar a hablar con la gente», trasladó Yuste. «Él nunca reconoció nada», respondió a preguntas de la fiscal.

Otra de las afectadas explicó que cuando se acercó por la sede a cobrar los cien euros que le habrían correspondido había un cartel emplazando a los agraciados a acudir un día concreto y ese día otro retrasando la cita. Logró hablar con Pire, algo que otros afectados no consiguieron, que también le contó que habían entrado a robar y que no lo había denunciado por lo mucho que iba a tardar la Policía en aclararlo. «También me dijo, que eso no lo entendí, que el seguro de la asociación y el del Ayuntamiento se iban a hacer cargo del pago», añadió.

Parecer ser que, en vista del cariz que tomaban los acontecimientos, Pire «dijo a los socios que no pagaran las cuotas en compensación por no haber podido abonar el premio de las papeletas», confirmaron varios testigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos