Diversión en las alturas

Al fin de la jornada, algunos adultos se animaron a escalar las paredes junto a los niños.
Al fin de la jornada, algunos adultos se animaron a escalar las paredes junto a los niños. / MARIETA

Cerca de cuarenta niños participaron ayer de los I Juegos de Escalada organizados en el Centro Grativity

B. M. AVILÉS.

Niños, padres y monitores se mostraban ayer más que satisfechos al término de los I Juegos de Escalada de Avilés, que se celebraron durante toda la mañana en el Centro Gravity. El objetivo de esta pionera actividad era familiarizar a los participantes con esta disciplina y transmitir -especialmente a los padres- que pese a ser considerado deporte de riesgo, la escalada es un deporte muy controlado.

Un total de 38 niños intervinieron en los juegos diseñados por los siete monitores, que los dividieron según su edad con tal de agilizar el proceso. Lejos de enfrentarse a una pared de primeras y sin experiencia, las diversas actividades estaban pensadas para poner a prueba algunas de las habilidades más codiciadas entre los escaladores profesionales, como son la resistencia, el equilibrio, la coordinación, la confianza y el trabajo en equipo.

Durante más de cuatro horas los pequeños escaladores siguieron los consejos de los instructores, que se mostraban exultantes por la buena acogida de su propuesta. «Para ser el primer año ha estado genial, la intención es repetirlo en un futuro y lograr llegar a más gente», aseguraba el director Juan Carlos Blanco.

Tal fue el éxito que cerca de una decena de niños expresaron su deseo de seguir aprendiendo a escalar en el centro de cara al próximo curso e incluso los padres que se animaron a probar la adrenalina de trepar la pared a última hora de la jornada comentaban que no estaría mal apuntarse a un curso de iniciación.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos