Edp pilota en Avilés la aplicación de tecnología digital para mejorar el suministro

Edp pilota en Avilés la aplicación de tecnología digital para mejorar el suministro
Tania Vázquez Sánchez muestra uno de los nuevos contadores en una subestación. / MARIETA

La compañía eléctrica invirtió el año pasado ocho millones de euros en obras para modernizar la red de la comarca

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La comarca de Avilés se ha convertido en un espacio estratégico para Edp, toda vez que Avilés ha pasado a ser una zona piloto para el desarrollo y aplicación de las nuevas utilidades en la red. «Avilés es un espacio muy interesante. En un territorio muy pequeño, tenemos una gran concentración industrial, núcleos urbanos muy definidos y espacios rurales», explica Tania Vázquez Sánchez, responsable de aplicaciones de red del departamento de Innogriv. Esta ingeniera industrial pilota una de las ramas más importantes en la estrategia de Edp para mejorar el servicio y mantener su cuota de mercado: aprovechar las posibilidades que ofrece la nueva tecnología digital.

«La red eléctrica está en cambio. En Avilés ya se ha transformado. Se habla de contadores, pero en realidad son sensores que nos ofrecen una información sobre la red y recursos para gestionarla de una manera que nunca ha existido. El reto es aprovechar esa posibilidad para mejorar la eficiencia de la red de baja tensión», asegura Tania Váz- quez.

Fruto de las inversiones

La actitud de la compañía eléctrica nace del esfuerzo inversor para modernizar la red de suministro en la comarca. El año pasado se destinaron a este fin ocho millones de euros.

El grueso de las inversiones fue para las subestaciones de Tabiella, La Maruca y Trasona, donde se renovaron los transformadores y se digitalizaron los sistemas de control. Actualmente, la empresa trabaja en nuevas mejoras en Trasona y Romio.

Las mejoras van llegando, y así lo demuestran los indicadores. El pasado año, en el municipio de Avilés se registró un tiempo de interrupción equivalente a la potencia instalada (TIEPI) de 3,7 minutos. Este indicador es un registro de calidad para todas las empresas suministradoras y que se calcula teniendo en cuenta el número de interrupciones en un año y su duración. En la medida de que la cifra es más baja, se cuenta con un mejor servicio.

En el caso de Avilés, los 3,7 minutos son una cifra que se puede calificar de histórica, toda vez que en 2016 se habían registrado doce minutos y, el pasado año, la compañía alcanzó en España un TIEPI de veinte minutos, siendo «el mejor registro de la historia de una compañía distribuidora en España», destacan desde Edp.

«La digitalización ha convertido a los contadores en sensores y por eso conocemos la red mucho mejor. Una de las posibilidades que tenemos es el proyecto de pérdida de neutro», explica Tania Vázquez.

La rotura del neutro de distribución es un problema complejo de localizar y que, habitualmente, sólo se detecta cuando el cliente percibía anomalías en los receptores.

El equipo de Innogriv desarrolló una aplicación propia que comenzó a aplicarse en Avilés. El treinta de abril de 2017 permitía detectar en Llaranes la primera alarma de pérdida de neutro antes de que llegase a los consumidores. «Una vez que confirmamos el éxito de un piloto, se extiende al resto de la red», comenta Vázquez.

Uno de los aspectos que más cuida la empresa es que el desarrollo tecnológico se base en sus propios equipos. «Es una tema transversal que nos afecta a todos, desde las brigadas, que al final resuelven los problemas, a los técnicos. En ocasiones, tenemos apoyos puntuales externos, por ejemplo con la Universidad de Oviedo, con los que también buscamos aprender», subraya Tania Vázquez.

Avilés también ha servido de campo para los pilotos de los programas de vigilancia de los transformadores para aumentar la seguridad. «La información que nos facilita nos permite mejorar la red, hacerla más eficiente para las nuevas necesidades de la sociedad y más segura», concluye Tania Vázquez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos