Educación espera autorización regional para los comedores en los institutos

Niños en el comedor escolar del Colegio Enrique Alonso. / MARIETA
Niños en el comedor escolar del Colegio Enrique Alonso. / MARIETA

Comenzarán en el Carreño Miranda y La Magdalena, donde se ha realizado un sondeo entre las familias para conocer su interés por el servicio

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El Ayuntamiento ya solo espera la autorización del Principado para poner en marcha el comedor escolar en dos institutos este curso. La Consejería de Educación tiene competencia sobre la enseñanza secundaria, de ahí que sea necesario contar con ese permiso para poder ofrecer este servicio que va a ser municipal en los centros. La concejala de Educación, Yolanda Alonso, espera que esa autorización pueda estar resuelta en los próximos días y que en las primeras semanas de noviembre pueda iniciarse el servicio, ya que el resto de pasos necesarios ya están dados.

Para conocer el interés de las familias, se ha realizado un sondeo en los dos institutos en los que se implantará este curso. En el Carreño Miranda han mostrado interés por el comedor ocho familias y en La Magdalena trece. Es una cifra baja, pero el equipo de gobierno mantiene su compromiso de ponerlo en marcha al entender que una vez implantado crecerá la demanda, como ha sucedido en los colegios públicos del concejo.

El servicio de comedor en los institutos ya había sido incorporado el pliego de condiciones técnicas con la que se contrató por parte del Ayuntamiento el de los colegios de Avilés, por lo que no es necesario llevar a cabo una nueva contratación para ponerlo en marcha, aclaró la concejala de Educación.

Lo que sí es necesario es contar con un espacio adecuado para ello. Está previsto que en el caso del Instituto de La Magdalena se utilicen las aulas del cercano Colegio Marcelo Gago como comedor para sus estudiantes; mientras que en el Carreño Miranda, la Concejalía de Educación ha alcanzado un acuerdo con la concesionaria de la cafetería para que este espacio pueda ser utilizado por los estudiantes que se apunten al comedor escolar.

El objetivo del Ayuntamiento es ampliar este servicio al resto de los institutos en los próximos cursos si la experiencia inicial tiene resultados positivos en estos meses en los dos centros en los que se iniciará la experiencia.

El servicio de comedor se ha convertido con el paso de los años en un aliado imprescindible de las familias para conciliar su vida laboral con los horarios de los pequeños de la casa como lo demuestran las cifras publicadas recientemente por este periódico. Dos de cada diez alumnos de los colegios públicos de la ciudad come en su centro educativo.

Hasta ahora, las familias de los estudiantes de Secundaria tenían que buscar fórmulas diversas para conciliar horarios a la hora de la comida, el principal el recurso al resto de la familia, especialmente en el caso de los más pequeños. Contar con comedor en el instituto entrará ahora en las posibilidades a valorar cuando tengan analizar los horarios de los hijos.

La matrícula en los comedores escolares está abierta durante todo el año para facilitar a las familias poder solucionar situaciones que se les puedan presentar a lo largo del año que les obliguen a utilizar este servicio. El Ayuntamiento mantiene un sistema de bonificaciones destinado a reducir el precio que pagan las familias en función de su renta. Los precios por día de uso del comedor son de 4,30 euros en el caso de los estudiantes que lo utilizan esporádicamente y de 3,81 para aquellos que lo hacen todos los días en los que hay clase.

Fotos

Vídeos