Las emisiones contaminantes provocan uno de cada cuatro rechazos en la ITV de Avilés

Un inspector en uno de los fosos de la estación de Las Arobias. / MARIETA
Un inspector en uno de los fosos de la estación de Las Arobias. / MARIETA

Crece el número de vehículos que se somete a inspección en Las Arobias y un tercio no la supera a la primera

J. F. GALÁN AVILÉS.

Uno de cada tres vehículos que el año pasado se sometieron a inspección técnica en la estación de Avilés no la superaron a la primera. La causa mayoritaria fueron las emisiones contaminantes, defecto que ocasionó más de uno de cada cuatro rechazos. El mayor porcentaje se concentra entre los ciclomotores, el 53,02%, y el menor entre las motocicletas, el 13,38%, mientras que en turismos se sitúa en el 32,86%.

A lo largo de 2017 pasaron por la única estación de Avilés, en Las Arobias, 57.403 vehículos, un 5,4% más que en el año anterior, de los cuales 38.113 superaron la prueba sin contratiempos, mientras que 19.290 tuvieron que realizar al menos una segunda visita. Suponen el 33,6%, un 0,63% menos que el año anterior.

El porcentaje de rechazo por emisiones contaminantes se disparó a partir de julio de 2016 como consecuencia de la entrada en vigor de los acuerdos alcanzados en el protocolo de Kioto, que impuso a los países firmantes, entre ellos España, normas más restrictivas y personalizadas para las distintas marcas y modelos. Si en 2015 el exceso de emisiones apenas estaba detrás del veinte por ciento de los informes desfavorables, en 2016 se disparó hasta el 26,87%, y lejos de disminuir el año pasado se elevó al 27,29%.

Tal porcentaje podría disminuir de manera notable con una simple medida, limpiar el hollín que se acumula en los sistemas de escape, ya que distorsiona los parámetros que recoge la máquina medidora, provocando que no se correspondan con las emisiones reales del motor. La manera de eliminarlo consiste en circular la víspera de la inspección o justo antes de la cita con un régimen de motor alto, en marchas bajas, consejo que ofrece cualquier mecánico o incluso los propios técnicos de la estación. Una buena opción es recorrer un pequeño tramo de autopista o de vía rápida en tercera marcha a unos ochenta kilómetros por hora, suficiente para eliminar ese hollín.

Tras el exceso de emisiones contaminantes, la segunda causa de rechazo está relacionada con los sistemas de alumbrado y señalización. Suponen un 20,04%, un punto más que en 2016, por delante de neumáticos, ejes y suspensión (18,87%), de los frenos (14,58%) y ya a considerable distancia del acondicionamiento interior, factor que el año pasado originó el 5,44% de los informes negativos.

Más turismos

Por tipo de vehículo, los turismos representan el 78% del número de vehículos que escogieron la estación de Las Arobias para realizar la inspección, 45.035, casi 2.500 más que en 2016. De ellos, 30.238 salieron con la pegatina tras la primera visita mientras que 14.797 tuvieron que realizar una segunda, un 1% menos que el año pasado.

Los vehículos de transporte de mercancías de hasta 3.500 kilos son, tras los ciclomotores, los que registran un mayor índice de rechazo, el 40,53%, un punto y medio menos que en 2016. Así, de los 6.961 inspeccionados, 338 más que el año anterior, 2.821 presentaban defectos graves que obligan a una segunda visita.

También aumenta el número de vehículos de más de 3.500 kilos inspeccionados, de 1.699 a 1.718, a la par que disminuye el porcentaje de rechazo, del 38,14% al 37,43%, 643 en total. Especialmente relevante es el número de autobuses que realizaron la inspección en Avilés, 127, más del doble que el año anterior, de los que cincuenta tuvieron que pasar una segunda visita.

Al margen de las estadísticas, las citas se conceden ahora a una semana vista o incluso a días, lejos de los largos tiempos de espera, incluso de más de un mes, que había que soportar hasta 2014. La reducción ha sido posible gracias al sistema que agiliza la inspección de vehículos sin cita previa. Ya no es necesario acudir a la estación y armarse de paciencia hasta que haya hueco. Se pide el mismo día, presencial, telefónicamente o por internet, y la estación concede un número y envía un mensaje cuando la lista de espera alcance a los dos anteriores.

Como novedad, este sistema también se ha implantado para los vehículos pesados, a la vez que se mantienen la medida de reservar dos días a la semana para que puedan acudir a la inspección sin cita previa. En este sentido, está previsto aislar la vía exclusiva en la que se someten a la inspección de las demás mediante un muro, para así aislar ruidos y humos. Con un coste estimado en 34.000 euros, se trabajará únicamente los fines de semana para no interferir en la actividad, que mantendrá su horario habitual, de lunes a viernes de siete de la mañana a ocho de la tarde.

Las tarifas las establece el Principado, y este año no hay subida. Rigen las mismas que en 2017, desde 28,05 euros para una motocicleta hasta 62,10 para autobuses y vehículos de más de 12.000 kilos. En el caso de los turismos son 39,55 euros, tanto para los propulsados por gasolina como por gasoil.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos