Empleados del antiguo economato recogen firmas contra su despido

IU y CCOO apoyaron la última concentración de los trabajadores. / LVA
IU y CCOO apoyaron la última concentración de los trabajadores. / LVA

La plantilla de El Árbol, ahora DIA, de Llaranes teme el cierre de la tienda y denuncia el desabastecimiento de algunas de las secciones

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

La plantilla de trabajadores del antiguo economato de Llaranes, que gestionaba el grupo El Árbol ahora DIA, ha iniciado una recogida de firmas online para evitar el despido de una treintena de personas. Los empleados temen por su puesto de trabajo tras los últimos movimientos del grupo gestor, que mantiene abierta la vía judicial contra los propietarios del edificio Cofivacasa (SEPI) para mantener la titularidad de la tienda frente a la cadena Familia, interesada en hacerse con el supermercado.

Los trabajadores, que no cuentan con la opción de subrogación en sus convenios, se verían abocados al despido por lo que han decidido recoger firmas y realizar concentraciones a las puertas del supermercado para tratar de evitarlo. Algunos de los problemas del antiguo economato de Llaranes se repiten en otras tiendas del antiguo El Árbol repartidas por Asturias. La última de las concentraciones en Llaranes se produjo el viernes a media mañana y a ella acudieron representantes de CCOO, con su secretario comarcal José Manuel Rodríguez Baltar a la cabeza, y de Izquierda Unida, representada por su coordinador Juan José Fernández.

La iniciativa de recogida de firmas llevaba ayer, al cierre de este periódico, algo más de 1.800 rúbricas conseguidas, aunque la plantilla espera llegar a las 5.000. El último desencadenante de su preocupación se encuentra en el deterioro del local y en el desabastecimiento de alguna de las secciones del supermercado, algo que para ellos es sinónimo de dejadez y estrategia de la empresa para intentar cerrar o justificar despidos por pérdida de clientes.

Así, denuncian en su escrito que «quieren cerrar la sección de textil, que lleva dando servicio a el poblado desde los inicios de dicho establecimiento y dando trabajo a una parte de la plantilla que se está viendo afectada», apuntan. Además, inciden en que «la plantilla se está viendo afectada porque hay demasiados problemas en el cobro de las bonificaciones por compra en lo que a los socios de la empresa DIA se refiere». Aunque para ellos lo más destacable es «el futuro incierto de los trabajadores, que llevan toda la vida contratados aquí». A los problemas de desabastecimiento del área de textil se suman los cambios en otras de las secciones, que no ofrecen sus productos los días señalados hasta ahora sino que van alternando, creando el desconcierto en trabajadores y en los clientes que acuden a comprar diariamente.

Según apuntó Rodríguez Baltar, en todo el grupo DIA en las últimas semanas algunos trabajadores han visto como la empresa les ha trasladado a otras tiendas, «algunas de ellas alejadas de sus domicilios», una táctica que no ha gustado a la plantilla, que ve en ello también una estrategia para reducir personal.

A pesar de no contar con la opción de subrogación en sus convenios, los trabajadores reclaman a la empresa que se haga cargo del antiguo economato, una vez finalice el proceso judicial, que les contrate y asegurar así su estabilidad laboral.

En cuanto al proceso judicial en marcha, los últimos movimientos se dieron a comienzos de julio de este año, cuando la cadena de supermercados DIA recurrió la sentencia del el Juzgado de Primera Instancia Número 6 que desestimaba su pretensión contra Cofivacasa. Esto hace que se demore en el tiempo la decisión final. Los empleados temen que pase un año antes de saber la resolución y que mientras continúen los problemas en la tienda.

Fotos

Vídeos