Una empresa del grupo Melca tendrá que pagar 4,8 millones a la matriz

José Luis García Arias, en la Quinta de Pedregal. / MARIETA
José Luis García Arias, en la Quinta de Pedregal. / MARIETA

El fallo estima la demanda de Cartera de Inversiones Melca 'en liquidación' contra Remesa, «la única que controla José Luis García Arias»

J. F. GALÁN AVILÉS.

La Justicia ha condenado a la empresa Remesa a abonar de forma inmediata 4,8 millones más intereses de demora a Cartera de Inversiones Melca, sociedad en proceso de liquidación que participa en su capital. La obligación nace de una deuda contraída por el vencimiento de un crédito que según la demandada aún podía restituir hasta 2020. La sentencia, dictada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Mieres, atiende íntegramente los argumentos de Cartera de Inversiones Melca 'en liquidación', en la que se integran las empresas del Grupo Melca, e impone costas a Remesa.

Los administradores de la matriz aseguran que «es la única empresa del Grupo Melca que controla José Luis García Arias», si bien figura únicamente como administrador. La titularidad corresponde en un 60% a su hijo Miguel, el único que se mantiene afín a él, y en el 40% restante a la propia Cartera de Inversiones Melca 'en liquidación', el demandante.

García Arias argumentó en su defensa que en junio de 2015 había suscrito una póliza de riesgo en virtud de la cual el importe satisfecho del crédito, por un importe máximo de seis millones de euros, concedido por Cartera de Inversiones Melca a Remesa, una de sus participadas, no debía restituirse hasta el 2 de junio de 2020

El juez rechaza la validez de tal documento en base a un informe pericial que concluye que fue creado el 15 de junio de 2016 y modificado por última vez el 27 de junio de dicho año, «lo que refuerza la conclusión de que fue creado tras el cese de García Arias como administrador, circunstancia temporal que vicia de nulidad dicho contrato». En consecuencia, «la póliza traída a autos por la demandada no puede desplegar efecto alguno, con la consecuencia de que esta entidad está obligada a restituir las cantidades recibidas de la actora con sus correspondientes intereses».

Los actuales gestores de Cartera de Inversiones Melca 'en liquidación' sostiene que «tal y como ha quedado reflejado en la sentencia falsificó el documento» y concluyen que «una vez más los tribunales vuelven a rechazar las pretensiones de José Luis García Arias con una sentencia que supone su enésima derrota judicial y constata el estrepitoso fracaso de su estrategia basada en la judicialización de las discrepancias con los socios mayoritarios».

El fallo admite recurso. En el caso de que finalmente adquiera firmeza, Remesa se vería obligada a abonar de forma inmediata más de cinco millones de euros a Cartera de Inversiones Melca 'en liquidación', titular de un 40% de su capital, obligación que con toda probabilidad dejaría a la empresa, dedicada a recargas y mecanizados y con unos veinte trabajadores en plantilla, en una cuando menos difícil situación.

Se escribe así un episodio más en el enfrentamiento judicial entre García Arias, fundador del grupo Melca y su administrador único hasta mayo de 2016, y los tres socios que desde entonces controlan la sociedad, la que fuera su esposa y los otros dos hijos dos hijos del ya disuelto matrimonio, Elena y Daniel, quienes en la referida fecha hiciesen valer la mayoría accionarial que suman sus participaciones para cesarle como administrador único y relegarle a la mera condición de accionista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos