La empresa pública Tragsa gestionará el futuro albergue y se encargará de las obras

S. G. PIEDRAS BLANCAS.

El debate plenario previo a la decisión final de posponer la votación sirvió para conocer algunos datos más sobre el futuro albergue. El concejal de Obras, José Luis Garrido, especificaba a sus compañeros de corporación el modelo de gestión estudiado y planificado para la perrera, que pasará por realizar un convenio con la empresa pública Tragsa, que ya gestiona otros albergues municipales.

El edil de Izquierda Unida especificó que al tratarse de un ente público no será necesario sacar a concurrencia pública la gestión ni contar con directivos pagados por el consorcio ya que «se puede firmar un convenio directo entre el consorcio y Tragsa para encomendarle la gestión», recalcó Garrido. Algunos de los grupos municipales resaltaban sus quejas hacia que hubiera altos cargos dentro del consorcio, algo que se eliminaría con esta fórmula.

Además, se recalcó que ya se han mantenido reuniones con los responsables de Tragsa, encuentros que comenzaron hace un mes y que han ido dando sus frutos poco a poco. «Ustedes sabían que estábamos hablando con Tragsa por lo que hablar de convocatorias públicas es una tontería. Es más, la empresa se encargaría de las obras», señaló el concejal de Obras, que insistió en que «en ese punto están los trabajos a día de hoy. Para poder encomendarles la gestión primero tiene que ponerse en marcha el consorcio, ese es el debate».

Por otro lado, el equipo de gobierno de IU hizo hincapié en que de salirse del consorcio creado conllevaría la necesidad de proponer soluciones para atajar el problema de animales abandonados en el concejo. «Hasta ahora estamos incumpliendo la ley que nos obliga a gestionar el abandono de los animales. Si no quieren este modelo de consorcio mañana tendríamos que estar poniendo sobre la mesa otras opciones y nosotros creemos que la del punto de recogida no es la mejor porque no queremos sacrificar ningún animal porque hayan pasado nueve días sin encontrarle una vivienda», recalcó José Luis Garrido. La otra opción de la que se debatió ayer en la sesión plenaria pasaría por la construcción de un albergue municipal, algo que incrementaría los costes de manera sustancial.

«El consorcio nos costará menos de 30.000 euros anuales, pero un albergue propio para dar cobijo a los animales asciende a más de 150.000 euros anuales. Algo inasumible por Castellón a no ser que subamos los impuestos a los vecinos», comentó el edil. Por último, Izquierda Unida rechazó la propuesta del PP. de que sea el Principado y Cojeras quienes gestionen la recogida y recalcaron que «el Principado no lo puede asumir porque no tiene competencias en el asunto».

Fotos

Vídeos