«Las empresas hacen y deshacen y la administración tiene que controlar»

La manifestación recorrió ayer las calles hasta la plaza de España. /  MARIETA
La manifestación recorrió ayer las calles hasta la plaza de España. / MARIETA

Los trabajadores del Centro de Día Ría de Avilés llevan su protesta a la Plaza de España un día antes de la moción en el pleno municipal

C. DEL RÍO / F. B. AVILÉS.

La plantilla del Centro de Día Ría de Avilés, en La Magdalena, llevó ayer su conflicto laboral en una manifestación hasta la Plaza de España bajo consignas como 'Readmisión compañera despedida', 'Eulen incumple, despide y coacciona', 'Todos somos Laura' o 'Centros de Día, queremos soluciones'. Hoy, el pleno municipal verá una moción sobre el particular.

Ramón Alcántara, portavoz de la Plataforma de Trabajadores de los Centros de Día de Asturias, denunció que las empresas adjudicatarias «hacen y deshacen y la administración tiene que poner coto y vigilar». Recordó que el origen del conflicto está en el incumplimiento por parte de la empresa Eulen de una de las condiciones de mejora gracias a las que ganó la gestión del centro Ría de Avilés y que consistió en ofertar 210 horas más de trabajo, concretadas en la contratación de una auxiliar más (de los seis actuales a siete) y otra persona con jornada reducida. Esa auxiliar trabajó del 11 de diciembre al 4 de enero y fue despedida «de un día para otro». «Le hicieron firmar la carta de despido así de repente. Si eso no es coacción...», denunció ayer Alcántara.

A la plataforma le constan las dos reuniones que la consejera de Servicios Sociales, Pilar Varela, ha mantenido con la empresa, pero «hasta ahora seguimos igual, el incumplimiento sigue ahí», advirtió su portavoz .

Varela aseveró, en declaraciones a este periódico, que siempre han estado vigilantes, pero «si la empresa se niega a cumplir la mejora que prometió, nos plantearíamos la rescisión del contrato».

En el manifiesto leído ayer en la Plaza de España se advirtió sobre «los problemas derivados de la adjudicación a empresas que tienen en su ADN ganar dinero. Empresas que vienen de otros sectores a uno en laza por el aumento de la población de personas mayores y que hacen UTES para entrar en la puja».

Señalaron los peligros de la externalización de un servicio público «tan básico» como este Centro de Día especializado en el cuidado y tratamiento de pacientes con Alzheimer. «Nadie se imagina, por ejemplo, que un centro de salud saliera a concurso cada dos años con la incertidumbre de los trabajadores de quién vendrá a subrogarles».

«Es el momento de dejar claro a las empresas que no pueden hacer lo que quieran impunemente. No podemos permitir que las empresas entren en los centros como en un cortijo particular», señalaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos