Dos empresas optan a la rehabilitación del edificio que divulgará el Cañón de Avilés

El antiguo astillero se reformará en breve para acoger el centro de interpretación del cañón de Avilés.
El antiguo astillero se reformará en breve para acoger el centro de interpretación del cañón de Avilés. / MARIETA

Ayuntamiento e Instituto Oceanográfico ultiman el convenio para que el centro de interpretación sea un espacio de divulgación científica

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La división de interiorismo de El Corte Inglés y Copcisa se han presentado al concurso convocado por la Autoridad Portuaria de Avilés para la adecuación y rehabilitación de la antigua nave de Astilleros Ojeda en el puerto de Avilés donde se ubicará el Centro de Interpretación del Cañón de Avilés.

Se trata de un concurso valorado en 325.967,02 euros antes de impuestos. La aplicación del IVA eleva el contrato a 394.420,09 euros.

La presentación de ofertas se cerró el pasado agosto y, en la actualidad, los técnicos de la Autoridad Portuaria estudian la documentación para proceder a su adjudicación. El criterio principal será la oferta económica más ventajosa.

El espacio se dotará de las más modernas tecnologías para difundir sus contenidos

Las bases de la convocatoria fijan en un plazo de seis meses el tiempo necesario para la ejecución de la obra. De ahí que el Ayuntamiento de Avilés ultime su conversaciones con el Instituto Oceanográfico para cerrar el convenio de colaboración entre ambas instituciones, según confirmó el concejal de Turismo, Manuel Campa.

El convenio aportaría el soporte jurídico a la cesión de material por parte del Oceanográfico que permitiese ilustrar la riqueza e importancia de la biodiversidad marina del Cañón de Avilés. No implicará ningún coste económico para las administraciones, sino que establecerá los criterios y pautas de trabajo entre ambas.

Al tiempo, establecerá las bases para el trabajo en conjunto entre ambas administraciones ya que uno de los objetivos del Ayuntamiento es que el futuro centro de interpretación sea un «espacio vivo que sirva como plataforma para divulgar los descubrimientos científicos del Instituto Oceanográfico», apuntó Campa. Además, la presencia del Instituto Oceanográfico aseguraría el rigor de los contenidos.

De esta manera, se agilizaría la renovación periódica de los contenidos de la instalación para favorecer que se repita la visita y mantener el interés del espacio. Por otra parte, el Ayuntamiento mantendría su compromiso con la imagen de la ciudad como un espacio de innovación e investigación, abierto a nuevos desarrollos científicos y tecnológicos.

Manuel Campa indicó que el gobierno trabaja con la idea de que el centro de interpretación atienda tanto las necesidades de visitantes y turistas. Sin embargo, el equipamiento también debe atender las necesidades de centros escolares. De esta manera, se aseguraría la actividad a lo largo de todo el año, según destacó el concejal .

El centro de interpretación ocupa una superficie cercana a los 150 metros cuadrados, un espacio muy reducido para la riqueza de los contenidos que quiere exponer. De ahí, que se acuda a la utilización de las tecnologías más avanzadas, según recordó ayer Manuel Campa.

Entre las opciones que hay sobre la mesa está la utilización de equipos de realidad virtual para facilitar la interacción entre visitantes y los contenidos, y también se estudia la posibilidad de reproducir el fondo marino para que los visitantes puedan conocer cómo es el Cañón de Avilés. Buena parte del éxito del nuevo equipamiento se basará en la organización de su discurso. De ahí el esfuerzo en este campo.

Fotos

Vídeos