La entidad de conservación pide mano dura con los compradores

EL COMERCIO

La entidad de conservación del PEPA contrata la vigilancia del polígono por las noches y las 24 horas de los fines de semana, además de encargarse de la limpieza y jardinería. Aún así, considera que no es suficiente y realiza dos peticiones tanto a las fuerzas de seguridad como a las administraciones. Por un lado, que se actúe contra quienes compran el material robado, en especial las chatarrerías. Y por otro, más presencia policial de vigilancia y control de accesos y actividades delictivas en el polígono. «En otras comunidades ves los cuidados que están los polígonos y aquí eso se lo cargan al empresario, cuando en muchas ocasiones hay empresas en concurso de acreedores que no pueden asumir más costes. ¿Qué valor hay que añadir a los productos entonces para obtener beneficio», se pregunta Manuel González Vila, presidente de la entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos