«Lo que se espera de nosotras es que ocupemos puestos masculinos»

La mesa redonda se celebró ayer en el Centro de Servicios Universitarios. /  MARIETA
La mesa redonda se celebró ayer en el Centro de Servicios Universitarios. / MARIETA

Tres expertas en recursos humanos debaten fórmulas para facilitar la inserción laboral de mujeres con discapacidad

J. F. GALÁN AVILÉS.

Si como reflejan los datos de desempleo la mujer encuentra más obstáculos que el hombre a la hora de encontrar trabajo, la tarea se complica aún más cuando padece una discapacidad. Facilitar el acceso al mercado laboral de este colectivo es el objetivo del programa Enfoca Talento-D, desarrollado por el Ayuntamiento en colaboración con la Asociación de Inserta D, entidad vinculada a Fundación Once cuyos fines son impulsar la lucha contra la discriminación y la promoción de la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad para su inclusión social, especialmente a través del acceso, el mantenimiento y la promoción para el empleo.

En el marco de sus actividades, ayer se celebró en el Centro de Estudios Universitarios una 'mesa de experiencias en recursos humanos' en la que tres mujeres con altos cargos en los departamentos de recursos humanos de distintas empresas ofrecieron consejos y narraron experiencias. Eran Raquel Villa, de Transinsa (Transportes Integrados Sanitarios de Asturias), María Cruz Rubio, de Daorje, y Raquel Pérez, de Lacera. Completaban la mesa Beatriz Ávila, directora regional de la Asociación Inserta Empleo en Asturias, en el papel de moderadora y la concejala de Mujer, Raquel Ruiz.

Inserta Empleo «tiene 33 puntos en toda España y lleva veinticinco años tratando de facilitar la inserción laboral de personas con y sin discapacidad». En este último apartado «es fundamental que se involucre el tejido empresarial», manifestó Ávila antes de dejar dos preguntas sobre la mesa: «¿Qué recomendaciones dais a la mujeres con discapacidad para activarse en el mundo laboral? ¿Cómo deben afrontar una entrevista de trabajo?».

Reinventarse

La primera en ofrecer respuestas fue María Cruz Rubio. «Mi actividad se desarrolla en un sector, el del metal, con un fuerte rol de género. Lo que se espera de nosotras es que ocupemos puestos masculinos» dijo antes de entrar en materia. Así, subrayó la importancia de «estar abierta a cualquier oportunidad. Tenemos que poner en valor lo que nos hace diferentes, que es lo que nos hace únicas. Eso requiere autodiagnosticarse y reinventarse porque estamos en un mundo global en el que todo cambia. Hay que modificar paradigmas y pensar que podemos cambiar las cosas, si no todo va a seguir igual», señaló.

Raquel Pérez centró su intervención en la actitud que hay que mantener para buscar una empleo y para afrontar una entrevista laboral. «Hay que indagar qué es lo que buscan las empresas y a partir de ahí reconducir la situación. No podemos vivir al margen de la realidad, hay que profesionalizarse a través de la formación en función de las necesidades del mercado laboral». En el caso de su empresa, Lacera, el 60% de sus 4.201 trabajadores en plantilla procedían de otros sectores, el 85% son mujeres y 287 presentan algún grado de discapacidad. «Más que experiencia lo que buscamos es gente activa, comprometida, responsable y que se implique. Eso es lo que hay que ofrecer en una entrevista, mostrarse seguras, fuertes», concluyó.

Raquel Villa también puso el acento en la actitud. «Hay que sacar todo lo que llevamos dentro y tener un método. Puede que no sea perfecto, pero siempre será mejor que no tener ninguno, y establecer una hoja de ruta que probablemente tendrá mucho puntos intermedios por los que hay que pasar antes de llegar al final del camino y tener presente que lo único seguro es el cambio». El sector en el que trabaja, las ambulancias, es vocacional. Hay mucho de pasión, y eso es lo que buscamos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos