La estación se adapta a la nueva normativa, con controles más exhaustivos a partir de mayo

El número de vehículos que pasaron por la ITV de Avilés el año pasado fue superior al de 2016. /  MARIETA
El número de vehículos que pasaron por la ITV de Avilés el año pasado fue superior al de 2016. / MARIETA

Se accederá a la centralita para chequear emisiones y sistemas de seguridad y detectar posibles modificaciones

J. F. G. AVILÉS.

La estación de Avilés ultima el proceso necesario para adaptarse a los profundos cambios en el proceso de inspección técnica de vehículos que entrarán en vigor el próximo mes de mayo. Las modificaciones incluyen controles más exhaustivos de las emisiones contaminantes y de determinados sistemas electrónicos que hasta ahora pasan por alto, tales como los de antibloqueo y de estabilidad, airbags, kilometraje o pretensores de los cinturones de seguridad. Con tal fin, se accederá a la centralita del vehículo mediante un sistema de lectura de diagnósticos. Este examen también permitirá detectar posibles modificaciones del 'cerebro' del vehículo vía software dirigidas, por ejemplo, a aumentar su potencia u ocultar trampas en elementos relacionados con los mecanismos de seguridad o con las emisiones contaminantes, cuyos parámetros solo se miden a fecha de hoy mediante el escape.

Recibo del seguro

También se comprobará el seguro obligatorio. Aunque las estaciones tienen acceso a las bases de datos de Tráfico, se recomienda llevar el recibo para, ante un supuesto fallo informático, poder demostrar que está en vigor. En caso contrario el vehículo no podrá ser sometido a inspección. Otro aspecto relevante es que si la primera revisión concluye con informe desfavorable se podrá realizar la segunda y posteriores en una estación diferente.

También se podrá someter el vehículo a revisión con un mes de antelación al vencimiento. En este caso se mantendrá la fecha de la siguiente inspección sin tener en cuenta el adelanto. Por ejemplo, si caduca el 1 de abril y se realiza la revisión el 1 de marzo, la tarjeta tendrá validez hasta el 1 de abril del año que corresponda.

También se otorgará validez a los certificados emitidos por otros países de la Unión Europea, por lo que si un vehículo adquirido, por ejemplo, en Francia ya ha pasado la inspección en origen no tendrá que volver a hacerlo en España.

Las novedades también afectan a los vehículos históricos, que disfrutan de beneficios como la posibilidad de alargar los plazos para pasar la inspección o exenciones en el impuesto de circulación en determinados municipios.

Si hasta ahora recibían tal catalogación a los veinticinco o más años, la nueva normativa lo amplía a treinta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos