La estación de servicio de Shell de Somorrostro no fue vendida por Tejero

José María Tejero. / E. C.

Pertenece a Javier Vázquez desde 1992, por lo que no forma parte de la demanda contra el dueño del Real Avilés

C. R. AVILÉS.

José María Tejero, máximo accionista del Real Avilés, se enfrenta a dos años y medio de cárcel, como mínimo, como presunto responsable de un delito de estafa por la venta de unas fincas a la distribuidora de lubricantes Repsol, Canivell y Fernández, pero una de ellas no es la que se encuentra en el número 100 de la calle Buenavista, próxima al centro comercial de la zona. La fotografía acompañó, por error, a la información sobre el particular que desveló este periódico el pasado viernes.

Como se contó entonces, la Fiscalía del Principado pide para José María Tejero dos años de cárcel, una multa de 2.400 euros y el pago de 418.633 euros a la empresa Canivell y Fernández, en concepto de responsabilidad civil, por el perjuicio económico causado. La pena de cárcel solicitada podría ser mayor puesto que no ha trascendido la petición de la acusación particular.

Los hechos investigados tras la denuncia de Canivell y Fernández S. L. se remontan a 2011 esta empresa adquirió dos fincas urbanas en Avilés gravadas con un derecho real de superficie a favor de la petrolera Shell España S. A., según sendas escrituras de 19 de noviembre de 1996. El contrato de compraventa se firmó el 30 de diciembre de 2011 y en él se señalaba que ambas propiedades estaban libres de cargas, sin ninguna hipoteca. Esto, finalmente, no resultó así porque Tejero habría firmado y ocultado la existencia de una segunda modificación de la escritura, del 3 de diciembre de 2001, y la existencia de un préstamo hipotecario otorgado por el Banco Sabadell en julio de 2009.

Fotos

Vídeos