La evolución biológica en el agua de lastre

Eva García Vázquez, ayer, durante la conferencia. / MARIETA
Eva García Vázquez, ayer, durante la conferencia. / MARIETA

La catedrática Eva García explica la transformación de los microorganismos que viajan en una embarcación | La docente universitaria explica que los más resistentes, capaces de adaptarse a grandes cambios en poco tiempo, logran mejorar la especie

C. DEL RÍO AVILÉS.

Eva García Vázquez, catedrática de genética de la Universidad de Oviedo, explicó ayer en el Centro de Servicios Universitarios la evolución de los organismos que viajan en un barco, en la penúltima charla del año del ciclo de pensamiento científico. Como era de esperar, «los que viajan dentro del agua de lastre son los más resistentes, los que consiguen llegar hasta el final de la travesía» y en ese viaje forman «una pequeña comunidad que evoluciona muy rápidamente, capaz de adaptarse a las distintas condiciones».

Fue una charla sobre microevolución y biología en la que en vez de hablar de una especie en particular, se hizo sobre un conjunto de especies sin profundizar, eso sí, en sus relaciones «porque es un tema muy nuevo», explicó la profesora antes del inicio de su intervención. «Solo ahora empezamos a entender cómo van cambiando por dentro estos moluscos, crustáceos y algas», entre los que se establecen «las relaciones biológicas normales» con cambios muchísimo más veloces que los que sufre otro tipo de comunidad.

El resultado es que los más resistentes «por decirlo de alguna manera, mejoran, lo que conlleva una mejora genética casi sin querer y hay otros que se extinguen».

«Solo ahora empezamos a entender cómo cambian por dentro esos moluscos y algas»

El agua de lastre se emplea para equilibrar y estabilizar la embarcación durante la navegación. Cuando se llega a puerto se vierte, y con ella ese «micromodelo de comunidad». La profesora recuerda que el agua de lastre es «uno de los vectores de contaminación biológica más conocidos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos