El exjefe acusado de acoso sexual se sienta en el banquillo por agresión

La falta de un testigo de la defensa aplaza la vista que dirimirá si el procesado agredió a su presunta víctima tras ser denunciado por acoso

EVA FANJUL AVILÉS.

La incomparecencia de un testigo «clave» de la defensa ha sido el motivo de la suspensión ayer del juicio por agresión contra el exjefe de un centro comercial avilesino que está siendo procesado por acoso sexual a una empleada. Ante la ausencia de este testigo, la defensa del acusado solicitó la suspensión de la vista tras argumentar que «se trata de un testimonio indispensable» para exculpar a su patrocinado, ya que lo ubica en otro lugar a la hora en que supuestamente se produjo la agresión.

La juez de la sala de lo Penal número 1 de Avilés accedió a la suspensión para evitar «una posterior petición de nulidad por parte de la defensa» y advirtió que «el testigo deberá justificar debidamente la causa de su ausencia» y que el juicio «no se volverá a suspender por esta circunstancia».

En cuanto a la relación existente entre este juicio oral por agresión y el litigio central por acoso sexual, hay que señalar que se trata de causas diferentes pero vinculadas entre sí, a las que hay que sumar una tercera vista pendiente por el incumplimiento de una orden de alejamiento. Esto supone que durante los próximos meses, acusado y denunciante tienen que afrontar tres juicios derivados de este complejo y delicado asunto.

Una de ellas es la aplazada ayer, para la que ahora tendrá que señalarse una nueva fecha, y en la que al acusado se le imputa un delito de obstrucción a la justicia en concurrencia con uno de agresión leve hacia a la exempleada que previamente le había denunciado. Según sostienen Fiscalía y acusación particular, los hechos que se analizan en esta causa por supuesta agresión tuvieron lugar en torno a las 9.30 horas de la mañana del 23 de marzo de 2017, cuando la denunciante se dirigía a realizar unas gestiones a la sede de la Tesorería de la Seguridad Social de Avilés, momento en que presuntamente el acusado la agarró del brazo izquierdo y la zarandeó al tiempo que le profería insultos.

Por la supuesta comisión de sendos delitos, el Ministerio Fiscal pide para el acusado, por el delito de obstrucción a la Justicia, una pena de dos años de prisión así como doce meses de multa con cuota diaria de doce euros. Y por el delito de lesiones leves, dos meses de multa, con cuota doce euros diarios, así como seis meses de alejamiento.

Según la acusación, la mujer denunció los hechos en la comisaría de la Policía Nacional de Avilés. A raíz de la denuncia, el juez impuso al acusado como medida cautelar una orden de alejamiento que sigue vigente hasta el momento y que le impide acercarse a menos de 50 metros de la denunciante. Precisamente, de un presunto incumplimiento de esta orden de alejamiento ocurrido el 31 de agosto de 2017 se deriva la tercera causa pendiente, que está previsto se celebre el próximo 28 de mayo.

Juicio por acoso sexual

El 18 de abril, a partir de las 9.45 horas, se retomará el juicio por acoso sexual en la sala de lo penal número 2 de Avilés. Un juicio que se suspendió el 10 de enero de 2018, tras la presentación de un informe psicológico de última hora que no pudo ser estudiado la defensa. La fiscalía pide para el acusado 3 años de cárcel por un delito de agresión sexual y otro de acoso.

El escrito de acusación del Ministerio Fiscalía sostiene que el acusado, entonces jefe del departamento de un centro comercial en el que trabajaba la denunciante, a partir de octubre de 2014, comenzó a hacerle comentarios ofensivos e insinuaciones de tipo sexual a la denunciante. Según Fiscalía, el 5 de febrero de 2015 llegó a sujetarla contra su voluntad y realizarle tocamientos y romperle la ropa en un almacén del centro comercial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos