El PP expedienta a Zarracina y este pide la expulsión del sector oficialista

Alfonso Araujo, Francisco Zarracina y Constantino Álvarez, ayer en el grupo municipal. /  MARIETA
Alfonso Araujo, Francisco Zarracina y Constantino Álvarez, ayer en el grupo municipal. / MARIETA

El edil afronta una sanción después de que Ana Bretón denunciase en septiembre que la había amenazado con «hacerla llorar»

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

La crisis que atraviesa el Partido Popular de Avilés vive un nuevo episodio después de que se conociese que la dirección local ha iniciado un expediente contra uno de los concejales críticos, Francisco Zarracina, después de que su compañera de grupo, Ana Bretón (del sector oficial) denunciase que la había amenazado con «hacerla llorar» en una junta local del partido celebrada el pasado septiembre y el comité de derechos y garantía abriese el expediente el pasado 23 de noviembre.

El propio Zarracina ofreció ayer su versión en una rueda de prensa acompañado por sus compañeros Constantino Álvarez y Alfonso Araujo, y negó haber amenazado a la concejala. Según explicó, el episodio se produjo tras una dura reunión en la que se vertieron duras palabras contra él por su defensa del albergue de animales, hasta el punto que el propio Constantino Álvarez reconoció haberse marchado de la reunión «pegando un portazo por el trato hacia Zarracina. Según su relato, llegaron a decir que «lloraba por los animales». Tras eso, se dirigió en su habitual tono tranquilo a la concejala y le dijo: «No te preocupes, ya sé que te postulas para ser la candidata, pero cuando la dirección prescinda de ti y no te tengan en cuenta, vas a llorar de verdad».

Zarracina negó rotundamente haber amenazado a Bretón. «¿Quién soy yo para amenazar a nadie?», se pregunta, reclamando «la expulsión» de los tres concejales oficialistas y el presidente de la gestora «porque mienten y deberían estar fuera de la política. Vienen a convertir esto en un circo».

«Existe un deber de confidencialidad que se ha vulnerado», denunció Alfonso Araujo comentando la primera irregularidad que han visto en el proceso. «Además, en la reunión del acta no se dice nada; tan sólo se incorpora quince días después en un anexo. Si hubiese sido algo tan fuerte, no hubiesen tardado», afirmó el edil. Además, Araujo lamentó la gestora hubiese suspendido la práctica de «no grabar las reuniones, como se hacía antes. Así existía un elemento objetivo para aclarar discrepancias o estas situaciones».

Araujo lamentó la actitud de la gestora «que solo busca desestabilizar al grupo municipal y romperlo, además de dividir al partido en Avilés», renovando su intención de presentar su candidatura al próximo congreso local «si me dejan hacerlo» ya que «quiero un PP en el que quepan todos».

Por su parte, Constantino Álvarez expresó su apoyo a Zarracina, asegurando que «todo Avilés sabe que no es así». Para Álvarez, el balance de la gestora es «haber apartado al PP de los problemas de los avilesinos y del día a día de la ciudad y sus barrios. De esta manera no se ganan elecciones».

Por su parte, ayer declinaron hacer declaraciones Pedro de Rueda, presidente de la gestora; el portavoz municipal, Carlos Rodríguez de la Torre, y la concejala Ana Bretón declinaron hacer declaraciones sobre el asunto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos