Una explosión de luz y música

MARIETA

Diana Navarro y los fuegos artificiales animan la noche final de San Agustín junto al Niemeyer

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Eran colores distintos a los de la Holi Party. Menos exóticos, más próximos en el espacio y en el imaginario de los avilesinos. Los fuegos artificiales se tiñeron anoche de blanco y azul para homenajear a una ciudad que volvía a llenar el entorno de la dársena de San Agustín para asistir al lanzamiento de 1.528 artificios en un total de 980 secuencias que componían el espectáculo.

En esta ocasión Pirotecnia Pablo tenía reservados quince minutos de intensidad con la carga emocional para los avilesinos de un espectáculo diseñado teniendo en cuenta las características de la ría de Avilés y su entorno, por lo que se combinaron efectos de fuego aéreo, terrestre y acuático.

Después de 900 segundos de la vista dirigida al aire y al agua, la tan anunciada «apoteosis blanca y azul» de luz y color provocaba los aplausos del público, congregado sobre todo en el parque de El Muelle, aunque también en la Arteria del Puerto y la plaza del Centro Niemeyer. Para acceder al centro cultural la Policía Local había establecido en su plan de seguridad y emergencia un sentido único de acceso por la pasarela que une la plaza de Santiago López con el Niemeyer, y la salida del mismo por el puente que da acceso a los muelles deportivos.

El citado plan de seguridad y emergencia movilizó a 91 personas de los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad, así como sanitarios y otros servicios, y al menos veintiséis vehículos.

Como es habitual en los fuegos artificiales de San Agustín y en los de las fiestas de El Bollo, hubo quienes buscaron lugares más alejados para disfrutar del espectáculo. El paseo de Conde de Guadalhorce, la margen derecha de la ría (en el inicio de la carretera del faro de Avilés) y la ermita de La Luz fueron otra vez los enclaves más elegidos.

Lleno en la plaza

Allí, dos horas antes, Diana Navarro se había encargado de calentar la noche con su nuevo álbum 'Resiliencia', un concierto con entrada gratuita. La artista malagueña presentó su último trabajo, 'Resiliencia', en el que sus fans pudieron disfrutar de la particular mezcla de estilos pop y electrónica con todos los matices imaginables, sin olvidar sus raíces de copla, flamenco, saeta, zarzuela o lírica. El público respondió llenando la plaza del Niemeyer.

Navarro repasó buena parte del repertorio de las trece canciones que componen 'Resiliencia', el trabajo más arriesgado y personal, casi todas con su firma en las letras, además de la aportación de las armonías junto a los músicos Carlos Vera, Paco Salazar e Iñaki García, bajo la producción de Bori Alarcón.

La artista malagueña reiteró su deseo de actuar en el Niemeyer desde que un día tuvo ocasión de visitarlo, tal y como señaló en la entrevista publicada ayer en LA VOZ y animó a su público a disfrutar tras su actuación del espectáculo de fuegos artificiales en la última noche de las fiestas de San Agustín.

Temas

Avilés

Fotos

Vídeos