De fábrica de hielo a punto limpio

Aspecto que presentaba ayer la antigua fábrica de hielo, con la mitad de su estructura reducida ya a escombros. / PATRICIA BREGÓN

La empresa adjudicataria comienza la demolición del edificio dañado por el incendio | La explanada será acondicionada y se instalarán contenedores de reciclaje con espacio para residuos peligrosos y desechos de pescado

A. SANTOS AVILÉS.

Poco más de un año después del incendio que asoló la vieja fábrica de hielo de la antigua rula pesquera, las máquinas comenzaron ayer la parte más visible de su demolición. Aunque la empresa adjudicataria de los trabajos lleva semanas con estudios previos para abordar un proyecto en entraña cierta peligrosidad, las paredes comenzaron a caer ayer sobre el muelle y está previsto que la explanada quede disponible en los próximos días para su acondicionamiento y la construcción en parte de su superficie de un punto limpio, tal y como estableció la Autoridad Portuaria de Avilés en las bases del contrato de demolición.

Operarios de la empresa Excade son los encargados de ejecutar los trabajos para el derribo de la antigua fábrica de hielo de la Cofradía de Pescadores Virgen de las Mareas de Avilés. La empresa es la adjudicataria del concurso convocado por la Autoridad Portuaria por un importe de 169.343 euros.

Las bases de licitación incluyen las obras de demolición y la construcción de un nuevo punto limpio en la zona, que deberá mejorar las condiciones del existente en la actualidad en la proximidad de la actual lonja. Está previsto, entre otras mejoras, que la nueva instalación dispondrá de una cubierta para facilitar la tarea de depositar los residuos mucho más amplia que la actual.

Habrá contenedores de reciclaje y se habilitará sitio para lo que se consideran residuos peligrosos. También habrá un espacio para los residuos orgánicos, desechos de pescado, además de lugares en los que se podrá depositar plásticos, corcho blanco, madera, aceite, filtros y redes rotas.

El plazo de ejecución de los trabajos, que incluyen todo el proceso de derribo del viejo edificio y de construcción de las nuevas instalaciones está establecido en ocho meses. La demolición presenta un elevado nivel de complejidad ambiental. El edificio se construyó en la década de los ochenta del pasado siglo dentro del proceso de modernización del sector pesquero. Sin embargo, en ese momento se emplearon materiales que, actualmente, tienen consideración de contaminantes y no se utilizan en la construcción. Su retirada se encuentra sujeta a un estricto protocolo de seguridad ambiental que ha tenido que poner en marcha la empresa.

La antigua fábrica de hielo había sido pieza clave en el profundo proceso de modernización que a principios de la década de los ochenta del siglo pasado experimentó el sector pesquero en Avilés. La hasta entonces Rula Nueva (1943-1980), a la altura del paso a nivel de Larrañaga, se había quedado pequeña, y en 1976 se caló a un kilómetro de la rampa de piedra del viejo muelle el primer bloque de hormigón del nuevo complejo pesquero, que entre otros elementos albergaba una nueva lonja, ahora la 'vieja', y la fábrica de hielo, en su día la más moderna de Asturias. Gestionada por la cofradía de pescadores Virgen de Las Mareas, era capaz de producir ciento sesenta toneladas diarias de hielo en escama y de suministrarlo directamente, mediante mangueras, a barcos, furgonetas y camiones.

Cerró sus puertas en 2016 tras la puesta en marcha en 2015 de una moderna fábrica de hielo. El Puerto tenía previsto derribarla pero el incendió que sufrió el año pasado aceleró los planes debido a los daños que sufrió en su estructura.

Fotos

Vídeos