«Cuando el rol de masculinidad se ve amenazado, la violencia es mayor»

«Cuando el rol de masculinidad se ve amenazado, la violencia es mayor»
Munia Braña, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes, y Eva Fanjul, ayer durante la charla. / MARIETA

Munia Braña, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes, explica en el Aula de Cultura de LA VOZ los desafíos de la sociedad hasta alcanzar la igualdad de género

Cristina Del Río
CRISTINA DEL RÍOAvilés

Munia Braña, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes del Principado de Asturias, explicó ayer la violencia contra las mujeres por el desafío a los tradicionales roles de género. «Los de feminidad están cambiando, pero los de masculinidad sigue inamovibles y cuando se ven desafiados, la violencia es mayor y más explosiva. Una problemática que solo se puede atajar con coeducación», señaló la joven en la charla ofrecida en el Aula de Cultura de LA VOZ, conducida por la periodista Eva Fanjul.

Braña aseguró que los 'micromachismos' son comportamientos o detalles que dan pistas sobre el patriarcado que impera en la sociedad. «Podrían pasar desapercibidos porque son piropos por la calle, pequeños grados de acoso laboral, diferente comportamiento en el entorno educativo, entre otros». Tantos y tan variados que «tendríamos que derrumbar todo el sistema para acabar con él».

Nadie está libre de cometerlos, «incluso las feministas aprendemos a 'deconstruir' nuestros propios micromachismos y macromachismos, que también los tenemos», pero la solución debería correr de cuenta de la coeducación. Educar en igualdad.

Munia Braña señaló que más allá de talleres puntuales organizados por los ayuntamientos, debía implantarse en las escuelas desde la etapa de infantil y en transversal. Preguntada por el público sobre ejemplos concretos sobre esta forma de educar, la ponente se refirió al típico enunciado de un problema matemático en el que cada figura cumple un rol específico familiar, cuando ni siquiera la familia de hoy es la de ayer.

«Quizá haya algo más de aceptación, pero el feminismo sigue estando denostado»

Reconoció la dificultad para identificar los 'micromachismos' y alertó de la «soledad» de la juventud frente al machismo. «Yo siempre recomiendo darle la vuelta a la situación para ver si estoy ante un mensaje de estas características. Si lo que vemos entonces nos resulta extraño, violento o ridículo, entonces lo estamos» y puso como ejemplo un programa de televisión con la mujer en un papel meramente decorativo. «Si invertimos el género y el que enseña el cuerpo es él, seguramente nos resultaría ridículo», afirmó. «Tenemos la labor de identificarlos constantemente, no ejercerlos y comunicarles a las personas que están a nuestro alrededor que están cometiendo un error», recomendó.

Sobre los jóvenes advirtió que se puede percibir «una capa con mayor laxitud en los roles de género y mayor libertad de comportamiento, pero luego debajo ves los mismos comportamientos machistas que, incluso, cuesta más identificarlos por esa capa que tienen encima».

Munia Braña aseguró que algunos mensajes feministas habían calado, pero aún siguen siendo minoría entre la mayor parte de la información que llega. No habría más que ver la vigencia de la palabra 'feminazi'. «Quizás haya algo más de aceptación de los movimientos feministas, pero el feminismo sigue estando bastante denostado».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos